Voy a volver a enamorarme de mi blog


Hoy justo estaba leyendo la última entrada de Ana González es su estupendísimo blog, El Fogón, sobre cómo no perder la ilusión por tu blog, cuando me he dado cuenta de que llevo años con la ilusión perdida en este blog. 

La verdad es que no he sabido cómo sentirme, pero de lo que sí estoy segura de haber sentido es vergüenza

Empecé Be Literature hace más de 8 años con ilusión por lo que hoy en día sigue siendo mi pasión: la literatura. Pero me temo que mucho ha llovido desde entonces. La primera gran crisis fue mi Erasmus. Me volví un poco loca entrando y saliendo mientras no paraba de comer croissants y fondues de queso y me olvidé un poco de esta casa y de sus increíbles huéspedes: vosotros. Luego llegó mi pequeño probletima con el tiroides (que se solucionó, bien por mí. ¡Que se joda el Cáncer!) y por último, mi nueva vida aquí en Madrid. 

Para los que no lo sepáis, me mudé en febrero a la capital para trabajar como Paid Media Specialist en una de las mayores empresas de publicidad del mundo: Ogilvy. Y no os voy a mentir. Madrid no ha sido nada fácil y en más de una ocasión he pensado que la ciudad no me quería absolutamente nada. Vengo de una ciudad pequeña como Málaga y Madrid para mí era demasiado grande, demasiado ruidosa, demasiado estresante y demasiado sucia. Pero parece que poco a poco le voy cogiendo un poco de cariño y que ella a mí también. 

Desde hace muchísimo tiempo llevo dándole vueltas a cómo renovar el blog para adaptarlo a los nuevos tiempos y darle ese aire fresco que no sólo os guste a vosotros sino que me haga recuperar esas ganas con las que posteaba hace tantos años. Y creo haber dado con la solución. El cambio va a llevar su tiempo, lo sé. Encontrar mi nueva voz no va a ser fácil, pero como decía el gran Antonio Machado: «Caminante no hay camino, se hace camino al andar»

Por supuesto voy a seguir reseñando libros que lea y me encanten, pero voy a enfocarme en dar más valor a todas mis entradas. Voy a dar más visibilidad a las autoras y autores autopublicados o de editoriales menores. Pero sobre todo, mi gran apuesta de valor con este cambio serán los post consejos de escritura que tengo planeados. Quiero compartir con vosotros todos mis trucos, plantillas y consejos que sé que buscáis muchos de los que estáis aquí. 

¿Qué os parece? ¿Os apetece ver este nuevo cambio en Be Literature? Porque yo estoy que me muero de ganas de hacerlo. 

Paper Princess de Erin Watt


CÓMPRALO AQUÍ EBOOK // TAPA BLANDA 

Dios mío de mi vida, os digo desde ya que no podría haber empezado mejor mi año lector. De hecho, haciendo honor a la verdad, Paper Princess no es mi primer libro del 2017 (con abandono de #KissMe 2 incluido), pero sí del que más ganas tenía de hablaros porque... bueno, necesito que muchas lo leáis para que podamos fangirlear a gusto juntas. Es así. 


¿Que de qué va Paper Princess? Pues, sinceramente, es la mezcla perfecta entre Hana Dori Yango y Gossip Girl. Nuestra protagonista, Ella se ha pasado los últimos años de su vida cuidando de su madre stripper enferma que la adoraba por encima de todas las cosas. Sola y obligada a seguir los pasos de su madre sobre los escenarios con barra para poder comer se encuentra de repente con que un extraño con un traje carísimo y una obsesión un poco sospechosa porque las jóvenes de 17 años hagan lo que él diga se planta en su colegio, le dice que es su nuevo tutor legal y que tiene que abandonar toda su vida para mudarse a su casa. ¿He dicho casa? Quiero decir PALACIO con 4 adolescentes hiper hormonados con una única finalidad: hacerle la vida imposible a nuestra Ella. 

Sí, he de admitir que durante los primeros capítulos he tenido un poco complejo de Anastasia Steele y no he parado de poner los ojos en blanco. ¿Una chavala de diecisiete años usando el carnet de su madre de 34 muerta para trabajar en un club de striptease y nadie se daba cuenta? Esas cosas solo pasan en América. ¿Cuatro hermanos a cada cual más buenorro que van de orgía en orgía y tú tienes que resistirte a ellos sin echarte a llorar de pura frustración sexual? Yo he llorado por menos. 

Pero en cuestión de pocas páginas la historia me atrapó de una manera, que me daban igual todas esas exageraciones fantabulosas de niños ricos con el currículum sexual de Julio Iglesias y lo único que quería era leer, avanzar, conocer más a los Royal y enamorarme aún más de Ella de lo que ya lo había hecho. 

Como protagonista femenina, Ella es maravillosa. Es fuerte, decidida y no se corta un pelo a la hora de replicarle a cualquiera de los hermanos. Además es terriblemente divertida. En más de una ocasión me he imaginado a mí misma gritándole BRAVA por lo que había dicho. Y sí, ha sufrido. Y sí, ha sufrido mucho, pero eso solo ha servido para que madurara, se hiciera más fuerte y no para estar cada cuatro frases llorando en una esquina porque la pobre es una desgraciada. 

Por otro lado están los Royal o debería llamarlos los hijos del Pecado porque... ¡Dios mío qué calores me dan con todos ellos! Desde el ausente y taciturno Gideon, hasta los extraños y retorcidos gemelos. Y sí, vale, al principio son todos un poco gilipollas (y cuando digo un poco quiero decir toneladas y toneladas), pero es que si hubieran sido perfectos desde el principio la historia hubiera durado un par de capítulos. Y sí, todos están muy tocados de la cabeza. Eso de que su madre muriera y su padre tenga una novia jovencita pues no lo llevan demasiado bien, no. Y que encima venga ahora una... ¿una qué? Sí, una vagabunda y quiera quedarse con su padre y su familia... ¡eso no lo piensan consentir! 

Sin Gideon, el primogénito en casa, le toca a Reed tomar las riendas e ir a por Ella con toda la artillería de los Royal, que no es poca. Y como del amor al odio hay solo un paso y todos lo sabemos... es solo cuestión de tiempo que estos dos acaben haciendo cochinadas en la casa de la piscina o en la propia piscina o en el cuarto de las escobas... ¡o en cualquier sitio! La chispa que salta entre los dos es tan palpable que vais a necesitar un abanico cerca para bajaros los calores. 

«En definitiva, Paper Princess es un must en todas vuestras librerías este 2017. Si os gusta un buen culebrón con un montón de chicos sexys, protas deslenguadas y mucho dinero, estos son vuestros libros. ¿A qué esperáis?»



Reed Royal, señoras y señores

Propósitos para el 2017


Sí, ya sé que hace una semana que empezó el año, pero ¿qué queréis que os diga? Soy de efectos retardados, por no decir un poco lenta y aunque me cueste coger al toro por los cuernos, al final bien que acabo haciéndolo. 

Durante este 2016 me he planteado muchas cosas y no todas de ellas buenas, pero uno que no ha parado de repetirse era devolver a Be Literature el esplendor y el mimo que en su día tuvo. Soy un desastre, lo sé, eso no debería sorprenderos a ninguno y no creo que lo haga. Pero aunque sé que esto lo he repetido ya más veces de las que debería, esta vez sí que voy en serio. Este año me he prometido ser más exigente conmigo misma y cumplir las metas que me proponga. Y eso mismo pienso hacer.

Por eso mismo quiero dejar constancia aquí de mis planes, de mis propósitos para este nuevo año, para que cuando llegue el 8 de enero de 2018 pueda tirar de historial y ver qué he podido tachar y qué no. Por eso mismo quiero dejarlos aquí reflejados: 

1º Quererme más a mí misma. Sí, ya sé que esto de literario tiene poco, no me condenéis tan rápido, pero para mí es el más importante. Necesito aprender a quererme, a cuidarme, a dejar de focalizar mis miedos y ansiedad en la comida, a mover el culo más y no a ritmo de bachata precisamente, que también. 

2º Actualizar mínimo una vez por semana mi blog y mi canal de Youtube. Sí, aunque el canal no lo vaya a retomar todavía, quiero empezar a publicar un mínimo de un vídeo/post por semana. Rutina disciplinaria que lo llamaríamos. Y cuando no lo haga... tirón de orejas para mí. 

3º Terminar y publicar la segunda parte de #Mutados. Y de paso darle más caña, que con las buenas críticas que está cosechando... no sé por qué no me vuelco un poco más en ella. Si es que no tengo tiempo. 

4º Terminar una novela distópica (de tamaño normal) que tengo empezada desde hace dos años. Estoy releyendo ahora lo que tengo escrito y estoy algo así como mega motivada... ¿eso lo he escrito yoooooooo? 

¿Creéis que conseguiré cumplir alguno? Por mi propio bien, espero que el 3º sí, antes de que algunas que yo me sé se presenten en mi casa con antorchas y me obliguen a hacerlo. La verdad es que tengo mis esperanzas puestas a tope en este año y creo que va a ser muy bueno para mí a nivel personal y profesional y yo voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que así sea. 


Feliz Día de las Escritoras


Como ya todos sabréis (siempre y cuando tengáis redes sociales y no viváis debajo de una piedra), hoy es el #DíadelaEscritora. Vale, sí, yo tampoco tenía ni puta idea. Pero ¡oye! que no me voy a quejar. 

Me parece un día precioso y, para celebrarlo, hoy me rodeo de lecturas femeninas. 



Por un lado, estoy con El escritor emprendedor de Ana González Duque, un manual imprescindible para los escritores que todos llevamos dentro y que tienen ganas de salir y poblar la tierra con todo su arte. Sigo su blog de Marketing para escritores desde hace meses y me encantan todos y cada uno de los posts que publica, así que cuando sacó un libro ni lo dudé y me lancé a por él.



Y por otro acabo de empezar Nosotros después de las doce de Laia Soler. He oído tantas maravillas del libro que me moría de ganas de leerlo de una maldita vez y me he dicho: «Leara, ahora o nunca. Mueve el culo de una vez». Las críticas que leo son cada vez mejores y llamadme culo veo, culo deseo, pero no quiero ser la única que se pierda este bocadito.


Y VOSOTROS, ¿QUÉ ESTÁIS LEYENDO? 

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required