22 de abril de 2015

Llegó la hora de ponerse en forma, ¿quién se apunta?

Llevo postergando este momento demasiado tiempo... casi desde que terminó la Navidad allá por 2009 por lo menos. Ya me habían dicho que el amor engordaba, pero ¿tanto? ¡Qué suplicio! Total, que yo hoy ya he empezado mi dieta y ya he empezado a irme a andar y montar en bici. Poco a poco iré subiendo la intensidad hasta conseguir el culazo de Elsa Pataky

¿Quién se apunta? Que ya sabéis lo que dicen de que las penas compartidas son menos penas... T_T 

17 de abril de 2015

Susurros en Sachsenhausen de Rebeca Bañuelos | Escritores Kindle

Hoy estamos de estreno con una nueva sección en el blog: Escritores Kindle. Tenía ganas de hacer algo así y es que el mundillo de la autopublicación en Amazon es algo que me apasiona. Barato, al alcance de todos y con toda una maquinaria personal de autopromoción que me parece muy admirable. Además, siempre que pueda aportar mi granito de arena, allí estaré.



Y la primera invitada no es otra que Rebeca Bañuelos (Beka para los amigos) y su pedacito de corazón en forma de novela corta: Susurros en Sachsenhausen. No voy a desvelar demasiado de la trama, porque lo importante de esta historia es lo que es capaz de hacerte sentir. Saoirse, nuestra protagonista, es una joven de visita al campo de concentración de Sachsenhausen, a las afueras de Berlín. Desde el mismo momento en el que pisa el campo, una oleada de sentimientos la barre como un huracán. Gracias al apoyo de Alessandro, un desconocido que no para de cruzarse en su camino, la joven podrá afrontar la visita y dar voz a todos esos testimonios silenciosos que la rodean. 

Lo que más me ha gustado de su Susurros en Sachsenhausen (sí, nombre impronunciable donde los haya) es la sensibilidad con la que está escrita. Se nota que Beka ha estado en el campo y que parte de la historia de Saoirse es la suya propia. Yo, que hace unos años hice la misma visita que la protagonista, os aseguro que ha sido como volver a revivir toda la experiencia. La sensibilidad y la rabia que respiraban las palabras de Rebeca, lo especial que es Saoirse y la facilidad con la que el lector es capaz de ponerse en la piel de todas las víctimas que llenan las páginas, a escondidas, como fantasmas invisibles a gritos. 

Con 96 páginas de historias, Susurros en Sachsenhausen es una buena lectura ligera para una de esas tardes de mantita y sofá. Solos, tú y los susurros. Un magnífico debut de una escritora que espero que siga con una carrera meteórica. 

Y ahora, unas palabritas de mano de la autora, para que la conozcáis mejor y os decidáis a darle una oportunidad a su libro. 

Gracias por contestar a unas preguntas y ser la primera invitada de esta nueva sección. 
Muchas gracias a ti, por la oportunidad de aparecer en tu rincón personal. Ser la primera invitada en tu nueva sección… ¡es un gran honor!

Tu novela Susurros en Sachsenhausen se caracteriza por ser muy íntima y personal. ¿Qué supuso para ti escribirla? 
Una liberación. Sé que suena raro, pero fue la única manera que encontré de liberarme de todo lo que sentí durante mi visita al Campo de Concentración de Sachsenhausen. Deambular por las instalaciones y comprender las cosas de manera más personal, conocerlo de a pie y no por los libros de Historia, te acerca al aspecto más humano de los que sufrieron, sean quienes sean. Te deja KO. Una constatación. Porque antes del viaje andaba muy reflexiva sobre mi yo escritor, y al cruzar aquellas puertas y sentir las ansias de escribir en mí, me di cuenta de que era escritora, y que sentir lo que sentí tenía que ser un motivo más para no dudar de esa parte de mí que es la escritura. Por lo que a la vez que necesitaba liberarme de la angustia, me di cuenta de que debía escribir por todas las voces silenciadas, y no solamente las que allí estuvieron, sino de forma general. Me encontré a mí misma, encontré mi voz, gracias a escribir esta historia.

¿Qué similitudes y diferencias hay entre Saoirse y tú? 
Susurros en Sachsenhausen es una novela de ficción, porque sus personajes no son reales. Pero todo lo que la protagonista siente a medida que avanza por las instalaciones, los pensamientos más profundos, la tristeza, sus propios recuerdos de familia, son míos. Es mi propio viaje, con la única diferencia de que el hombretón me le llevaba de casa, y que mis compañeros de tour eran majísimos y me lo pasé bomba por Alemania. Yo no tengo el pelo blanco y turquesa, ni los ojos verdes, pero los sentimientos son muy míos, todo lo demás es decoración. Los lectores cercanos saben esas similitudes y diferencias, y lo han catalogado como un diario “ficticio” de viaje. Así que en parte se puede decir que es una novela corta autobiográfica aunque no a un 100%.

Y algo que nos llama mucho la atención. ¿Por qué te decidiste a publicarla en Amazon? 
Hubo tres motivos principales. En primer lugar porque era la primera obra finalizada que tenía ganas de mostrar. Con la que sentía que había hecho un buen trabajo, aunque no excelente al ser mi primera obra. Por ello se la entregué a una correctora y pagué por sus servicios de edición para que quedara decente y pudiera ser valorada. Eso lo tenía muy claro. En segundo lugar, porque mantengo la esperanza de que al leer, la gente reflexione sobre las consecuencias de nuestros propios actos, y lo que deriva de no conocer la historia que ha acontecido en el pasado. Que las personas reflexionen sobre el caos en el que vivimos y al que llamamos mundo. Y creo que hablar sobre igualdad y libertad, sobre respeto hacia los demás, desde un campo de Concentración donde sucedió lo que sucedió y donde murió tanta gente, era una forma distinta de hacerlo. Y tres, porque Carmen María Cañamero, al igual que otras personas cercanas a las que les gusta lo que escribo, siempre me han incitado a mostrar mis palabras, a no guardármelas solo para mí, y era no solo cumplir mi sueño de ver algo mío publicado, sino de comprobar de si a otras personas que no me conocen tanto también les llegaban mis palabras.

¿Qué tal la experiencia? ¿Lo recomendarías?  
La experiencia está resultando muy gratificante. Con mis 21 libros vendidos, soy la mujer más feliz del mundo. Aquellos que la leen me dicen las cosas buenas que te tiene, y lo que no les acaba de convencer, valoran el mensaje que he querido enviar con la historia en sí, e incluso quieren saber mucho más, y esa sensación es algo inexplicable. Por lo que… ¡por supuesto que lo recomiendo! Aquel que escribe, escribe primero para él y después para que lo lean. Por lo que soy de las que piensa que si tienes algo que crees que debes mostrar, Amazon es una gran herramienta para tener esa oportunidad. Tal y como están las cosas, que una editorial apueste por una historia distinta, cruda y difícil, o por una persona que no es conocida, es complicado. Yo siempre he tenido algo muy claro, los sueños están para cumplirlos, y yo ya he realizado el mío. Publicarlo y que los lectores den su opinión. Y si puedo ganarme unos céntimos con ello, pues mejor. Después de muchos años deseando algo, me liberé del pánico y luché por ello. Siempre podré decir que luché.

Y ya por último para no robarte mucho tiempo, véndete un poco. ¿Por qué los lectores de Be Literature deben leer tus Susurros en Sachsenhausen
Este apartado te le podías haber ahorrado :P porque tus lectores se van a dar cuenta de que no tengo ni idea de cómo venderme. Creo que la única razón por la que deberían darme la oportunidad es porque quiero ser leída, y prometo que es una obra que está escrita desde lo más hondo de mi corazón y que el mensaje que guarda entre sus páginas, creo que debe ser escuchado. Muchos de los lectores no van a encontrar nada nuevo dentro de estas páginas, porque quizá la mayoría hayan visitado un Campo de Concentración, o hayan leído mil libros e historias, muchos mejores que el mío al estar más documentados con detalles históricos, sobre este tema. Pero creo que es interesante vivirlo de la mano de Saoirse, verlo desde los ojos y el corazón de una persona normal y corriente. Sentirlo desde el punto de vista personal e íntimo de una persona que realiza el viaje, no desde el punto de vista de un historiador. Sino experimentarlo sabiendo que podemos ser nosotros mismos quienes estamos caminando junto a la protagonista, porque es una persona real y tangible. Muchísimas gracias, Leara, por haberme dado esta oportunidad de inaugurar tu nueva sección y de hablar de mi obra.