Harry Potter and the Cursed Child


¿Qué queréis que os diga? Aún no estoy muy segura de si Harry Potter and the Cursed Child me ha gustado o me ha horrorizado. Tranquilos que esta reseña será spoilers free. Después de nueve años esperando saber qué pasa con el trío mágico, no hay nada que me jodiera más que me lo destriparan. 

Vale, os voy a poner en situación. Imaginadme a mí, con mis veintisiete añazos, mi camiseta de Slytherin y mi frikismo elevado a niveles insospechados corriendo como una loca a la librería donde me habían reservado el maldito ¿lo pilláis? chascarrilo gratuito libro. La primera gran sorpresa fue el sablazo que me metieron: 25'5 euros. Que sí, que yo imaginaba que no iba a ser barato, pero que me lo iban a cobrar a precio de oro... pues qué queréis que os diga, pues me dolieron. Pero bueno, es la maldición del pottérico

Harry Potter, Albus Potter and Ginny Weasley
Al llegar a casa, con mi libro gordito y reluciente, creía que me lo iba a acabar en una tarde. «Total, es una obra de teatro, eso se lee en nada». Menuda pobre ilusa. ¡Dos semanas! Dos semanas he tardado en leérmelo y es que la primera parte me pareció tan tediosa, que siempre encontraba alguna excusa para dejarlo a un lado. 

¿Que por qué? Bueno, porque era incapaz de reconocer a los personajes que tanto han significado para mí. Que Harry Potter es un dramas ya lo sabíamos, ¿pero y Hermione? ¿McGonagall? ¿Ron? ¿Qué demonios le han hecho a Ron? Pues relegarlo a no ser más que un graciosete estúpido que sólo abre la boca para liarla y soltar alguna gilipuertez. Hermione una mandona sin voz ni voto. ¿El único que  no han cagado? Draco. Por fin veo en Draco el slytherin que yo esperaba que fuera. Ha habido momentos en los que incluso he soltado un gritito. 

¿La progenie Potter-Weasley? Para prenderles fuego también. Niñatos estúpidos llenos de prejuicios todos ellos. Prefiero quedarme con mi Nido de Cuckoo o Caricias Prohibidas. Cualquier fanficker con dos dedos de frente ha creado una 3 generación mejor que la de verdad. El único al que salvo es a Scorpius y también lo veo demasiado cliché. Cómo se nota que Rowling ha tenido poca mano ahí.

Pese a lo predecible de la historia, he de admitir que la última parte si ha conseguido remontar y he podido hacer las paces con la obra de teatro. Aunque nuestros chicos no hayan conseguido envejecer bien y mantener su espíritu, volver a Hogwarts ha sido mágico. Mi niña interior no ha parado de dar saltitos cursis de alegría por ahí y, pese a todo lo que he dicho, me muero por verla representada.

Soy más que consciente de que The Cursed Child ni está ni jamás estará a la altura de los libros originales. Mucho me temo que tampoco era la intención ni de Rowling ni de todos los muevehilos que hay detrás de esto. Es una auténtica pena, porque al menos podrían haber respetado a nuestros protagonistas, pero jamás dejaré de agradecer estas píldoras de la saga literaria que más a significado en mi vida. 

¿Quieres leer el Prólogo de mi nueva novela? ¡Y en exclusiva!

Sí, lo sé. I suck at keeping secrets. Desde ayer llevo dando la tabarra por Facebook, Twitter e Instagram con la newsletter que voy a enviar mañana. ¿Será un pájaro? ¿Será un avión? No, el presupuesto no da para tanto. Es algo que, para mí, es mucho más importante. 

No me voy a alargar, porque son vacaciones y nadie quiere estar más tiempo del necesario leyendo un blog pudiendo estar haciendo mil cosas más y el doble de interesantes, ¿verdad? Bien, pues mañana todos los suscritos a mi Newsletter recibirán y en exclusiva el prólogo de mi nueva novela que verá la luz a finales de septiembre. ¿No os gustaría ser uno de los primeros en leerlo?

No os voy a adelantar nada, ya que para descubrir de qué va tendréis que suscribiros a mi Newsletter y esperar a mañana. Sólo os voy a dejar con la portada provisional, para ir abriendo boca. Y, por supuesto, el título... MUTADOS


¿Qué os sugiere el título? ¿Y la portada? ¿De qué creéis/esperáis que pueda tratar? Yo mientras seguiré mordiéndome las uñas y corrigiendo el resto de la novela hasta los primeros feedback :)  

¿Por qué escribimos novela romántica?

Dedos de enamorados enlazados para representar a la literatura romántica
Todos tenemos un romántico dentro, sólo tienes que sacarlo
Está bien, lo admito, soy una romántica empedernida. Soy de esas que cierran el libro cuando el Rochester de turno se declara a Jane o de las que van a darle el coñazo a su novio porque no entra espada en mano en un castillo en llamas a socorrerme (ni que decir que ni tengo castillo ni espada, claro. Pero esos son detalles sin importancia)

¡Hasta el papo de los abusones!


Llevo más de una hora decidiendo si escribir o no este post. Sabiendo que de poco o nada va a servir. Deseando estar equivocada. Supongo que habréis notado lo ausente que he estado últimamente no solo del blog, sino también de las redes sociales. Acaban de contrartarme en una empresa de recursos gráficos como Content Editor y, además, estoy a punto de darme la última fase de mi tratamiento contra la gran C que me encontraron en el tiroides. Vamos, que lo último que hago al llegar a casa es meterme en el ordenador. 

Por eso, cuando esta mañana me he metido en facebook y he empezado a enterarme de todo lo que ha pasado con Besos entre líneas y el hackeo de @CommonBooktuber no he podido más que llevarme las manos a la cabeza. 

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required