La mujer del viajero en el tiempo de Audrey Niffenegger


Autor(a): Audrey Niffenegger
Título: La mujer del viajero en el tiempo
Título original: The time traveler’s wife
Editorial: DeBolsillo, Grijalbo.
Fecha de Publicación: 2003
PVP: Edición DeBolsillo: 9.95€, $8.000 (peso chileno). Edición Grijalbo (tapa dura): € 21.00, $21.070.-
ISBN: 8483460475




«Es irónico, en realidad. Los placeres que más me gustan son los caseros: la comodidad de la butaca, la excitación sedante de la vida doméstica. Lo único que deseo es disfrutar de los placeres sencillos: leer una novela de misterio en la cama, el olor de la melena rojizo dorada de Clare, mojada y limpia, recibir una postal de un amigo que está de vacaciones, disfrutar con la visión de la nata que se deshace en el café, la suavidad de la piel bajo los pechos de Clare o la simetría de las bolsas de la compra dispuestas sobre el mármol de la cocina, esperando a que las vacíen. Me encanta deambular sin rumbo fijo entre las estanterías de la biblioteca, cuando los jefes ya se han ido a casa, rozando los lomos de los libros. Estas son las cosas que me aguijonean de añoranza cuando me veo alejado de ellas por culpa de los caprichos del tiempo. Y Clare, siempre Clare. […] Odio estar donde ella me falta, cuando ella me falta. No obstante, soy yo quien siempre se marcha, y ella no puede seguirme.»
La mujer del viajero en el tiempo, Audrey Niffenegger.


Historia ya conocida. Autora que escribe novelas románticas publica su primera obra, las mujeres se vuelven locas y llenan las librerías comprando esta maravillosa historia de amor y poco tiempo después se vuelve un best-seller. Sin embargo, aquí no están los vampiros que tan de moda están estos días y que muchas intentan imitar el éxito de Stephenie Meyer con un personaje totalmente humano y otro con características sobrenaturales. Y a diferencia de Meyer, aquí los personajes son más reales, con defectos, miedos, inseguridades, seguridades, alegrías y una perseverancia fundada en el apoyo de la pareja; que definitivamente no se puede tomar como otra novela romántica best-seller de estos tiempos.

Tengo que admitir que empecé a leer el libro porque el actor que interpreta a Henry en la película es Eric Bana. Él siempre elige buenos proyectos, y la premisa tan interesante del viaje del tiempo visto desde la perspectiva de la vida cotidiana de un matrimonio me llamó la atención. Y si en la película terminé llorando como no lo hice con Titanic, aquí quise hacerlo prácticamente desde la mitad del libro.

Henry es un bibliotecario que adora su trabajo. Los libros son casi su amor más grande, porque las fotografías, historias, ensayos; todas esas palabras se quedan en su lugar. Y él no. Viaja en el tiempo por un defecto genético (este tema se trata poco, pero es muy creíble cuando hablan de pares de bases nitrogenadas y ADN; y como estudiante de Bioquímica, créanme lo asquerosas que se hacen las novelas cuando usan recursos científicos de manera errada) en los momentos menos deseados: cuando está muy feliz, muy triste o extremadamente nervioso. Todo este rollo con el tiempo le complica, porque a veces ve a Henry de seis años visitándolo, conversando con el Henry de la semana siguiente o recibiendo las consecuencias que hará en el futuro que afectan su presente… como Clare.

El día en que Clare se le abalanza en la biblioteca, diciendo que ansiaba por fin encontrarlo en el presente, él se queda pasmado. Pero gracias a una corta explicación, una cita y un diario; Henry va descubriendo cómo será su futuro a grandes rasgos, mas los detalles siguen siendo un misterio.

Historias como la compra de la primera casa, las conversaciones sobre cuántas veces creen que hacer el amor es correcto en un día, conocer a la familia de tu novia por primera vez (aunque técnicamente ya conocían un poco a Henry del futuro, cuando visitaba a Clare de seis años), qué café será el favorito de ambos, quién lavará los trastes sucios aquel día, etc. hacen que uno se encariño con estos dos. ¡Tienen los mismos miedos y preocupaciones que todos nosotros!

Pero dilemas como qué sentir cuando no puedes tener un hijo y sentir la sangre del embrión muerto escurrirse entre tus piernas; el estar ausente en muchos eventos importantes y saber que tu yo futuro estuvo allí al rescate, pero no estuviste tú, en el presente con tu esposa e hija; preguntarte cómo actuar con un padre alcohólico, y de qué manera afrontar la muerte de tu madre que su tiempo estuvo dividido en su obsesión por la jardinería y las pastillas recetadas por el psiquiatra; ¿cómo le dices a tu esposa que no quieres hijos? ¿Cómo decirle a tu actual pareja que una vez cometiste un error y te acostaste con un amigo? ¿Y qué hay del tiempo? El dolor que se siente al vivir los eventos dolorosos del pasado, ¿está bien nunca olvidar? ¿Acaso Clare nunca tuvo una oportunidad de decidir su futuro? Henry siempre estuvo, atándola a un destino ya dicho; ¿el presente se trata solo de miedos sobre el futuro? ¿Y qué se hace en el futuro si tu familia ya no está contigo?

Sin preguntas del tiempo y cómo nos desenvolvemos en él. Sobre destinos marcados y cómo nosotros mismos hacemos nuestras vidas aprovechando oportunidades. De las imágenes que damos al mundo y en verdad cómo nos sentimos respecto a temas tan trascendentales como el matrimonio y la crianza de los hijos. De cómo los detalles más cotidianos son nuestros tesoros más grandes. Los personajes son como la vida misma: los quieres en algunas ocasiones y en otras los aborreces, pero los entiendes y al final llegas a amarlos en todas sus fases.

LO MEJOR: Que, a pesar de ser romántico, no sea meloso. Sí, hay romance, corazones y nubes rosas; pero así también hay tormentas y discusiones. Sin coma diabético (casi asegurado).

LO PEOR: Algunas partes son muy tediosas de leer; entretenidas en cierta medida, pero te preguntas por qué le da énfasis a ciertas partes cuando podría alargar otras. Y es cuando quieres que acabe rápido el capítulo.

Espero que si tienen la oportunidad de comprarlo y leerlo, háganlo. E imaginarse a Eric Bana como Henry, de verdad anima mucho la lectura…

6 comentarios

  1. ¡Hola! A mí me encantó esta novela. Sinceramente, me enamoré ^^ Es preciosa. Para mí de lo mejorcito que he leído. Espero que la película no me defraude que con las adaptaciones nunca se sabe. De todos modos, estoy deseando verla, creo que el papel a Eric Bana le va como anillo al dedo :D Lo mejor es que debido a su éxito, traducida a unos veinticinco idiomas, la cadena ABC se está planteando hacer una serie. ¡Todo es bienvenido! jeje ¡Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
  2. Que Eric Bana está como quiere, eso no te lo va a discutir nadie, pero...


    Presiento que con esta novela barra película, voy a llorar mares de lágrimas. Y últimamente no tengo el cuerpo para eso. Además se suma que esas rayadas espacio-temporales me suelen cabrear un poco en cuando las leo en los cómics y etc... Aún así, no sé, quizás cuando necesite llorar a mares (que todas lo necesitamos alguna vez) me de el punto y se la pida a Marina... *guiño guiño* y entonces me enamoraré de ella, volveré a esta entrada y te alabaré por haberme dado un empujoncito para acercarme a la novela!

    Un besito wapa

    ResponderEliminar
  3. Muy buena esa reseña, aunque no entendí muchas partes, no me preocupé. Lo tengo anotado en mi lista, a ver si le hago subir algunos peldaños.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Exelente novela, uno de mis libros favoritos lejos! Y si, por Dios que ayuda imaginarse a Eric Bana como Henry. Tambien comensé a leer la novela solo porque era el quien interpretaba a Henry en la pelicula, pero me encontre con una novela esepctacular.

    Saludos
    Santiago, Chile

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que me ha encantado. Lo leí simplemente porque lo ví en otro blog y decidí sacarlo de la biblioteca, y me ha encantado. Es una hosria preciosa y ahora estoy desando ver la película!

    ResponderEliminar
  6. Marina García: Oh, se me había olvidado comentar lo de la serie. ¡Sí, es verdad! No sé cómo harán de calidad la serie, si con tanto cambio temporal debe ser difícil... La película está buena, pero Clare queda un poco sosa. No sé, le falta el desarrollo del libro. Pero que es una buena película, lo es. Y para llorar xD.

    Leara: ¿Te das cuenta que cuando estamos tristes necesitamos leer/escuchar cosas depresivas? Novelas y músicas que nos hunden más en nuestra depresión... Pero sí, léela para llorar. Y para leer algo romántico tipo "adulto" de buena calidad.

    Deigar: Oh, es que en la reseña cuento bastante del mismo libro. Lo siento por ello. De verdad espero que puedas leerla :).

    Connie: Es que Eric Bana anima a cualquiera a tomar un libro xD. Como que el personaje estaba hecho para él... Así que hay que agredecerle el hecho que nos haya dado la posibilidad de leer esta linda novela.

    Isi: Exacto, un libro precioso. La película está buena, pero te aconsejo verlo como una película, porque si comienzas a compararla con el libro... Uff, la odiarías. Ojalá puedas verla ;).

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required