BeLit 101: Normas básicas (o Nunca hagas una autopsia con un cuchillo de trinchar).


EL AÑO QUE EMPECÉ LA CARRERA descubrí muchas cosas: unas eran buenas y otras no tan buenas. Entre las buenas estaba que aquello del close reading que nos estaban intentando enseñar se me daba bastante bien (para mi gran alivio, porque había cogido todas las optativas de la rama de Literatura); entre las no tan buenas, estaba que el close reading no se aprendía estudiando. Y eso no es bueno cuando te van a poner un examen en febrero. Yo no estaba muy preocupada, pero la mayoría de mis amigos de clase, que preferían la rama de Lingüistica y Gramática, no tenían muy claro cómo se suponía que iban a aprender a hacer un close reading. Yo les dije que intentaría buscar una forma de explicarlo para que no resultara tan abstracto, pero es que el CR es algo muy abstracto. Entonces llegó una profesora que me inspiró con una de esas frases que pasan a los anales de la historia de las frases grandiosas. Ella dijo así:

'Esto es como en CSI. Todo puede ser una pista.'

Y aunque en aquel momento todos nos partimos de risa, llevaba más razón que una santa. Y así me surgió la idea de la autopsia, que aunque no es la más agradable, sin duda es una de las que mejor se recuerdan.

A hacer autopsias no se aprende en un día. Hay que ir paso a paso y no saltarse ningún detalle. Hay que estudiar muchos años de medicina (que en este caso pueden suplirse por llevar muchos años leyendo). Tampoco está mal tener un poco de experiencia. Sin duda hay que tocar y conocer muchos temas, y tener muchos factores en cuenta, para hacer una buena autopsia. A veces son fáciles y evidentes, a veces son difíciles; a veces parecen obvias pero no lo son tanto.

Pero si hay algo que todos tenemos claro es que antes de permitir que alguien haga una autopsia hay que darle unas normas generales básicas, como por ejemplo, no usar un cuchillo de trinchar pavo asado para abrir un cadáver o no intentar autopsias en cuerpos vivos, etc. Y eso es lo que vamos a aprender hoy. Tres normas básicas que debéis tener siempre en cuenta y aplicar con esmero.


Norma nº1: El síndrome del escritor tocanarices.

También la llamo la norma del siempre y el nunca. Y es que si hay algo que tiene la literatura es que nada es blanco o negro. Las palabras Siempre y Nunca no existen. De hecho, basta con que alguien diga en una voz medio fuerte que 'Esto Nunca se ha visto en literatura...' o 'Esto Siempre es necesario en una novela...', para que venga un escritor tocanarices (que suelen serlo todos en más o menos grado) y te joda la frase. De ansias de experimentación y ganas de desafiar los límites naturales de la literatura han nacido proezas tales como Gadsby, una novela que no contiene la letra e (que es mucho más complicado de lo que suena); Le train de nulle part que está enteramente escrito sin verbos; Gates to Paradise, que es una novela que está escrita con una sóla frase larguísima; o el último capítulo del Ulises de James Joyce, que está escrito sin ningún signo de puntuación.
Moraleja: No penséis que algo no es posible en literatura, o que algo en ella es obligatorio, porque el límite está en la imaginación y el talento de quien escribe. Y hay gente por ahí suelta con mucho talento. Y de imaginación ya ni hablamos.



Norma nº2: No leas con los ojos.

¡Jarl, y yo llevo toda la vida haciéndolo así! ¿Es que hay más partes del cuerpo con las que se puede leer? Bueno, quizás os lo expliquéis mejor si lo digo así: No leáis con vuestros ojos. ¿Todavía peor? Bueno, me explico. Todos habréis oído hablar de la señorita Jane Austen. Esta buena señora tiene hoy en día una fama de escritora de novelas azucaradas y ñoñas que, sinceramente, no se merece. Y esta fama se le achaca a la señorita Austen porque la gente siempre se empeña en leer con sus propios ojos. Sin embargo, las novelas de Austen se escribieron hace alrededor de 200 años. Nosotros, con nuestros ojos del siglo XXI, estamos viendo en Orgullo y prejuicio a una mujer que dos veces rechaza una proposición de matrimonio. Y nos puede dar más o menos igual. Pero si lo viéramos con ojos de principio del siglo XIX, que es donde la historia ocurre, nos damos cuenta de que esta mujer valora tanto su persona, su dignidad y su felicidad que se niega a casarse con un hombre que le desagrada, aunque eso, para una mujer de la época, significaba en un 95% de los casos que esa mujer iba a pasar su vida soltera, desprovista de dinero, de hogar y que probablemente tendría que vivir de la caridad de sus hermanas casadas o algo peor. Quizás ahora los personajes de la señorita Austen no suenan tanto a niñas engreídas que sólo buscan el dinero de los hombres, sino un poco más como heroínas de su tiempo, que es al fin y al cabo lo que son.
Moraleja: Cada libro es de su tiempo, de su lugar y de su autor. Y por tanto a cada libro nos tenemos que acercar de manera diferente. No es necesario hacer una investigación exhaustiva de la época ni aprenderse una biografía de cabo a rabo. Pero igual que con las personas, antes de juzgar un libro tenemos que saber algo de sus circunstancias.



Norma nº3: No hay reglas.

Esta es la más difícil de todas las reglas de la literatura. La única regla segura es que no hay reglas. La literatura es el deporte más sucio que vais a conocer en vuestra vida y cuando un escritor se pone frente a una hoja en blanco, todo y absolutamente todo es válido. Nunca podemos saber con certeza si hemos acertado en nuestras suposiciones, pero es que no se trata de acertar. No podemos saber lo que el escritor pensaba cuando escribía; no podemos saber lo que quería decirnos exactamente; muchas veces ni siquiera podemos encontrarle sentido a lo que leemos. Pero eso es lo de menos. Lo que cuenta es tener las herramientas, leer con atención y decir: 'Esto es lo que me hace sentir y esto es lo que creo que quiere decir'. Pero volvemos a la autopsias. No puedes tener un cadáver en la mesa con un disparo en la frente y decir que ha muerto ahogado. Lo importante es observar y conocer las herramientas.
Moraleja: Una interpretación es algo personal. Una de las cosas que hacen a la literatura grande es que es personal y subjetiva, y que se enriquece de gente que propone nuesvas ideas para textos antiguos. Un texto puede ser interpretado de cien maneras distintas y todas pueden ser posibles. Pero hacen falta pruebas. Sin pruebas sólidas o evidencias, o por decirlo de otro modo, sin razonamientos lógicos, una teoría no es válida.



Y esto es todo por hoy, amigos. Pensad en los libros que habéis leído y que han sido escritos en otra época si tenéis un rato. Elegid uno e intentad recordar la trama. Es posible que si intentáis verlo con los ojos de su tiempo y no del vuestro, descubráis mucho más en el libro de lo que hasta ahora le habíais visto. La semana que viene, el miércoles, empezamos a diseccionar a la víctima:
Narradores 101 (o Todo el mundo miente hasta que se demuestre lo contrario).

10 comentarios

  1. Excelente Post, me ha encantado todo. En especial la norma #2, creo que es muy importante, para así comprender en verdad la lectura. En este momento pienso en Vampire Diaries de LJane Smith, serie escrita en 1991 (y que ahora es acusada de copiar a Twilight) creo que muchos la juzgan por ser sosa e ínsipida pero si nos ponemos a pensar acerca de los vampiros en esa época, los libros son bastante buenos.
    Bueno ya me extendí, grandioso post.

    Saludos libelulosos.

    ResponderEliminar
  2. genial! son las 3 bases con las que analizo en literatura y puede decir que más o menos las sigo bastante bien :D
    en la 3ª decias que hay muchas interpretaciones para una misma obra, mi problema surge que cuando conozco varias de estas interpretaciones dadas por expertos no sé a cual agarrarme en los comentarios porque para mi todas son igual de válidas y tienen razón, no me puedo poner sólo del lado de una xD
    por cierto, que con lo de Joyce me has sorprendido, fijate que justo hoy hemos estado estudiándolo (para que luego digan que las coincidencias no existen xDD) y la curiosidad que has mencionado no tenia ni idea pero que cosa más rara y original oye ...

    *Arantxa*

    ResponderEliminar
  3. Me gustan estas clases, además sabes explicarlas bien. Como dicen por ahí arriba, creo que sigo bien las reglas, así que ningún problema. Tengo bastante claro lo que leo, la situación y demás...Estudio letras puras y duras, creo que algo se me pega.
    Pero de todas maneras,nunca está mal seguir 'hincando codos' con estas cosas xD.

    Venga a seguir, espero a la siguiente víctima.

    muá!


    P.D. Mariana tiene razón, si nos ponemos a pensar en los vampiritos de esa época son así de sosos e insípidos. Y ahora en la actualidad leer ese rollo de saga nos aburre.
    Pero es que por más que intente ponerme en situación: ES UN ROLLO.

    ResponderEliminar
  4. Arantxa, lo que yo hago en esas ocasiones cuando hay varias interpretaciones que me convencen, es leer el texto yo misma y ver si alguna coincide con el sentimiento que a mi me causa la lectura. De todos modos, y ante la duda, la que diga el profesor xDDDDD. Que igual no es la que te convence, pero es la que te aprueba :p

    Y ya que haces alusión y por si quereis echarle un ojo al susodicho capítulo del 'Ulysses', aquí os dejo un link. Es la obra original, en inglés, pero los que no dominéis el idioma no os preocupeis, que aquí lo que mola es mirarlo y ver la falta de comas y puntos xDDDD.

    http://www.robotwisdom.com/jaj/ulysses/penelope.html

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecio genial esta clase. Unas reglas muy bien explicadas, y que son fáciles de entender y analizar.
    Tengo muchos libros en que pensar, y ahora no nombraré ninguno, pero puede decir que seguiré siempre estos post tan interesantes.
    La que más me gustó, fue la número 2.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. el problema se da cuando ya me he leído la obra y sigo igual (que me ha pasado xDD), pero eso es más que nada porque soy una indecisa que comprendo cada opinión distinta jeje
    Y gracias por el link! ha sido sorprendente ver tanta palabra junta sin ninguna pausa de por medio, y porque no me he puesto a traducir pero me pregunto si tendrá coherencia, pobre de aquel que lo lea, tiene que acabar mareadísimo!! xDD :P

    *Arantxa*

    ResponderEliminar
  7. Tiene sentido, lo tiene, pero lo que se intenta es reproducir cómo sería oír los pensamientos de una persona directamente desde su cabeza. Los temas se amontonan, sin pausa entre ellos. Es como si se pudiera escribir directamente todo lo que pasa por la mente de alguien. Stream of consciousness a lo hardcore xD

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho el post, de verdad.

    Y ese primer punto me recordó a "La saga/fuga de J.B" (aunque este no es tan bestial): cada una de las tres (creo que son tres) partes del libro es un sólo párrafo.

    Cada vez que tenía que dejar la lectura y lo retomaba, nunca me acordaba de dónde había quedado xDDD

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado eso de "El escritor tocapelotas" xD Y la cantidad de curiosidades que has dejado. Si prometes llenarme el resto de clases de BeLit de ellas, te amaré por siempre ♥

    Es cierto que cuando estaba leyendo Sentido y Sensibilidad, de Austen, las tías me parecían un poco pamplinillas... además yo era pro Elinor/Brandon ... you know, crack hasta la médula, pero en fin!

    No lo sé! No lo sé!! Yo quiero trocitos de obras para ver si se hacer un buen CR!!!

    Porque hasta ahora no he dado ninguna!!!


    Kiss!

    ResponderEliminar
  10. Muy didáctica la clase! Creo que tienes mucha razón, espero ansiosa la próxima lección! Saludos

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required