Ácido sulfúrico de Amelie Nothomb

No estoy muy segura de qué saldrá de toda esta reseña. Estoy un poco febril, así que cualquier cosa que no se entienda o parezca salida de otro lugar, siempre podré echarle un poco la culpa a la fiebre ;) Pero allá vamos. Con un cambio significativo en mi estructura de reseña.

ÁCIDO SULFÚRICO

Lo primero que creo que debería explicar es cómo di con este libro. Llevo semanas, meses incluso, viendo cómo la letrera y la eclipsiana no paraban de alabar a Amelie Nothomb. Ni de Eva ni de Adán es un libro que aún tiene que caer entre mis manos, pero antes, vi cómo Alba nos traía Ácido sulfúrico y reparé en lo extrañamente parecida que la historia era a la de Los juegos del hambre (aunque después de leído me di cuenta que nada tienen que ver), así que, ni corta ni perezosa me lancé a por él. Vi que apenas eran 80 paginillas, por lo que lo consideré un “libro de transición”. Ya sabéis, lecturas cortas que se intercambian entre libro de 500 páginas y otro de 600. Amelie y su ácido ya han sido protagonistas del lunes, hoy miércoles comparten sobremesa y excitación con Dimitri y mi portada y aún no descarto que el viernes se den otro paseo por aquí en un Meeting da’ Character. Con todo eso, ya creo que os podréis hacer una idea bastante aproximada de lo que me ha parecido el libro.

El tono de un editorialista se hizo más vibrante que nunca: “Hago un llamamiento al honor de la humanidad”, escribía. “Es cierto que ya ha caído muy bajo al propiciar un éxito así al programa más repugnante de la Historia. Pero ante tanta abyección, espero de ustedes, de nosotros, una reacción de honor: que nadie vote. ¡Llamo al boicot, si no al espectáculo sí por lo menos a la participación a esta infamia!”.


“Llegó el momento en el que el sufrimiento de los demás ya no les bastó: tuvieron que convertirlo en espectáculo”. Con esa cita tan escalofriante nos da la bienvenida Nothomb a una Francia no demasiado futura, en el que el mayor éxito televisivo de la historia se llama Concentración. Un Gran Hermano demasiado real en un campo de concentración nazi. No hay razón de ser. Un día, el Gobierno dio carta blanca a los organizadores y empezaron las redadas para conseguir participantes. Mujeres en un jardín botánico, profesores en pleno desayuno, niños jugando en un parque… no importa. Aquí lo único que rige el criterio de selección es la suerte con la que cuentes ese día y la de Pannonique no debió ser demasiada.

Encerrada dentro de Concentración, los presos han sido despojados de toda identidad y sólo gozan de un número y unas letras para identificarlos. Pero pronto, se descubrirá que uno de ellos empieza a destacar sobre los demás. Pannonique, no, CKZ 114, brilla con luz propia. Es hermosa, es regia, aún conserva la dignidad propia del ser humano que todos los demás han perdido y es capaz de aguantar palizas estoicamente. Y es que un susurro, un nombre, una voz… son armas que puede usar contra el enemigo. La audiencia, sus propios compañeros de campaña y, lo más sorprendente de todo, la kapo Zdena, han caído rendidos de una manera u otra a ella y a ese aura mesáica suya que parece incrementarse con el pasar de las hojas. Pero puede que eso no sea suficiente para evitarle la cámara de gas.

No nos engañemos. Ácido sulfúrico es lo que es. Una crítica dura, cruda y lastimera no de lo que está por venir, si no de lo que ya está aquí. He encontrado tantas similitudes con las actitudes de nuestra sociedad que más que sorprenderme, me ha asustado. Tanta insensibilización al dolor que nos rodea. ¿Cuántos de nosotros es capaz de seguir comiendo mientras vemos en los telediarios imágenes cruentas? ¿Niños desnutridos? ¿Países en guerra? Con que hay uno, ya es demasiado. ¿En qué nos estamos convirtiendo? ¿Cuándo vamos a decir basta? Es cierto que el ser humano se acostumbra a todo, pero… ¿hasta tal punto?

Amelie habla de cada uno de nosotros, espectadores, que lejos de apagar los televisores, nos regodeamos en el sufrimiento ajeno. Su escritura ágil nos lleva de una página a otra, de un escenario al siguiente, sin que apenas nos demos cuenta. Es entretenido, es diferente y es instructivo. Un tirón de orejas para la moralidad ligera respecto a la violencia que reina hoy en día.

Ácido sulfúrico es de esos libros que yo no sólo recomendaría, si no que pondría obligatorios en cada escuela y luego exigiría al profesor de literatura a, al menos, unas 4 horas con sus alumnos diseccionándolo bien. Querida Nothomb, prepárese, pienso catarla nuevamente muy pronto.



LO MEJOR: Pannonique y Zdena. Cuando creía que no podía mejorar, va Nothomb y me mete femmeslash.
LO PEOR: ¿Está claro, no? Lo escalofriantemente parecido a la realidad que puede resultar.


Ácido sulfúrico ♥ Amelie Nothomb ♥ 978-84-339-7121-0
168 páginas ♥ Anagrama


Leara Martell

17 comentarios

  1. hola! este libro me lo recomendó mi profesora de lengua, y me encantó! Por cierto, te recuerdo que ibas a mencionar cierto blog de traducción de canciones :D

    ResponderEliminar
  2. Con la cita que pusiste el lunes ya me tenía convencida, ahora con la reseña... me voy corriendo a buscarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Yo soy superfan de Amélie también y ya verás como cada libro que leas te parecerá más bruto que el anterior (en el buen sentido).
    Y mira que has leído uno de ficción, pero cuando leas los autobiográficos, habrás descubierto otro mundo. Que la disfrutes.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Alba la esta mencionando mucho últimamente y sí, al principio se parece mucho a los Juegos del Hambre... tienes razón en el telediario solo salen desgracias y nosotros comemos tan felices... yo tengo una optativa que solo trata de eso... la profe cada día nos pone documentales sobre niños explotados, la pobreza, las guerras... el ultimo fue sobre el "Piedrín"..
    Supongo que todos sabemos que hay guerra pero pensamos "Esta muy lejos".
    Ácido Sulfúrico... lo intentare buscar aunque creo que no lo encontrare :$

    Don't Worry! La fiebre no se nota has sido tan excelente como siempre Leara ;D

    MUACKs ♥

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tiene muy buena pinta, le tengo ganas a esta autora, tanto hablar de ella, me habéis dado envidia.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Isi, ve a por esos en los que Amélie habla de Amélie y verás que es espectacular ;)

    ResponderEliminar
  7. Amélie... ¿pruebo o no? No me termino de decidir, y mira que he visto muchos libros de ella en las librerías...

    ResponderEliminar
  8. No hago más que oir maravillas de Nothomb por todos lados... habrá que catarla :)

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que Amélie te haya conquistado ^_^

    Este aún no lo he probado, como muchos otros suyos, pero yo también me he apuntado a seguir catándola.

    ResponderEliminar
  10. He oído hablar muy bien de ella, pero aún no ha caído ninguno de sus libros. ¡Espero poder catarla pronto!

    ¡Espero que te mejores pronto!

    ResponderEliminar
  11. El tipo de literatura que pagaria sin mirar :D

    besos!

    ResponderEliminar
  12. Definitivamente, me has convencido. Aunque tengo un problema con los libros de anagrama, y es que (además de que sus portadas son horrendas), son caros y muuuuy cortos :(

    ResponderEliminar
  13. This is it. This is when I die... for Ácido Sulfúrico! XD

    ¿Se nota que estoy de los nervios porque aún no tengo Spirit Bound?

    En fin, a lo que íbamos: Ya leí Ni de Eva ni de Adán (por culpa de Alba) y no hubo más que hablar, esa mujer me enamoró. Después siguió Antichrista (que quiero hacerle reseña en cuanto pueda) y me parece que el próximo va a ser este.

    Y esta vez la culpa es solo tuya. XD ¡Besos Learilla! ^^

    ResponderEliminar
  14. Viendo lo bien que habláis de sus libros, no me va a quedar más remedio que probarlos.

    ResponderEliminar
  15. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa...

    AMEN!

    ResponderEliminar
  16. Tiene buena pinta!!! me lo pensaré. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Es una de mis autoras favoritas! Sus novelas siempre me impactan. Muy buena reseña.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required