Los dulces años de Lavyrle Spencer


Érase una vez una joven lectora que casi sin quererlo y por insistencia de compañeras decidió probar las mieles dulces de la pluma de Lavyrle. Esa lectora, inocente en su desconocimiento, quedó prendada de Agatha Downing y del rudo-pero-sensible Scott Gandy. Suspiró más de una vez y se imaginó al bueno de Hugh Jackman acompañándola página tras página. Algún tiempo después, cuando su mundo se vio inundado por YA de lobos, experimentos y amores hormonales, vino una hadita envuelta en fieltro y le hizo ganar otros dos libros de Lavyrle. Las cinco y media de la mañana le dieron, ¡5.30 a.m.!, leyendo, conociendo y amando a los nuevos personajes de Spencer. Y aún hoy, días después de cerrar dicho libro, de querer para sí más Dulces Años, esta bonita lectora no puede evitar querer más, más y más de esta maestra de la romántica.

Una vez, en un descanso entre dos piezas, casi se chocaron entre la gente.
-¿Está pasándolo bien? -le preguntó Theodore.
-¡Maravillosamente! -respondió, forzando una sonrisa.
Si estaba pasándolo maravillosamente, ¿por qué tenía que forzar una sonrisa?
Bailó con John -que casi era tan buen bailarín como Theodore pero no tanto-, después dos veces más con Bill, e incluso con Raymond. Estuvo con Clara mientras la cocinera pelirroja estaba otra vez en la pista con Theodore. Sus ojos se encontraron con los de él a través del bullicioso henil, y le lanzó lo que se suponía una inocente sonrisa de invitación, pero él se limitó a hacer girar a su compañera en sentido contrario.
"¡Maldito seas, Theodore, acércate aquí e invítame!"

La inocente, gentil y vivaracha Linnea Brandonberg acaba de llegar a Alamo, Dakota del Norte. A sus 18 añitos, lo que debía ser el comienzo de una nueva vida llena de aventuras y, sobre todo, ADULTEZ, queda reducido a un pueblecito sin demasiado encanto, poca gente y casi todos primos entre sí y un hombre cascarrabias que se niega a encargarse de ella como la nueva maestra del pueblo. Theodore Westbaarg es todo lo contrario al recatado y elegante Dandy con el que fantaseaba antes de su llegada. Él es granjero, hosco, gruñón y, por encima de todo, se niega a meter a una mujer en su casa. Pues ya tenemos un problema porque... pese a lo que creyeran cuando la contrataron como maestra... Linnea ES una MUJER.
En su nuevo trabajo, tendrá que vérselas con un puñado de niños adorables y una maldita espina en el trasero de nombre Allen, un niño consentido que le hará la vida imposible no sólo a ella si no al resto de las niñas de la clase.
Decir que me he quedado completamente prendada de este libro es quedarme muy, muy corta (). La relación que va forjándose entre Linnea y Teddy es lenta, verosímil, preciosa y enervante. Pese a la atracción mutua casi instantánea que surge entre los dos, Theodore sabe que los dieciséis años que los separan es una barrera insalvable, por mucho que esa pequeña señorita se empeñe en acercarse a él y robarle besos apasionados cuando él tiene la guardia baja. Todo esto desembocará en peleas y más peleas tañidas de tensión sexual y ganas de gritar: "¡maldito noruego testarudo! ¿qué son 16 añitos de nada?".
Terceras personas que llegarán, se interpondrán y harán que esa llama entre la maestra y el granjero se avive y tenga la fuerza necesaria para arrasar todos los campos del Álamo. Un hombre herido que le teme al amor y una niña dispuesta a sentirlo en todo su esplendor. Una historia hermosa que fluye lenta pero inexorablemente por la vida de estas dos personitas en Dakota del Norte.
Lavyrle ha hecho que no sólo me enamore de los músculos desarrollados por el trabajo de Teddy, de su perseverancia mientras Linnea le enseñaba a leer, de su timidez a la hora de hablar del amor... ha hecho que me enamore de unos campos de trigo y de una familia enorme y acogedora llena de niños a la que me gustaría abrazar.

Dejaos atraer por Teddy y Linnea, dejaos arrastrar por la pluma de Lavyrle y disfrutad de una bonita historia de amor que os arrancará más de un suspiro y, puede, que alguna que otra lágrima.


LO MEJOR: Teddy ♥
LO PEOR: Quizás esa propensión de Spencer a la hora de describir todo demasiado... yo quería diálogos. Acción.

Los Dulces Años ♥ Lavyrle Spencer ♥ 10€
Zeta Bolsillo ♥ 590 págs.

20 comentarios

  1. *__*. A ver si me lo compro después!! No sé como es que no me lo he comprado YA!! (ais, y eso que me prometí a mí misma que no volvía a comprar hasta que bajara un poco los libros que tengo acumulados.. T_T).

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tanto este libro que no se ni qué decir *000000000*
    Qué escenas más memorables hay a lo largo de esas demasiado-escasas 600 págs :3
    Me alegra que te haya gustado tanto tanto y tanto *0*!

    ResponderEliminar
  3. Le tengo aquí junto con Maravilla, aís, aún no se con cual de los dos comenzar poruqe les tengo las mismas ganas :) y tras leer esta reseña... mmm al final a cara o cruz :) Lavyrle es mucha Lavyrle.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Uf! Que razón tienes en eso de que el romance entre Linnea y Teddy es a veces enervante. A mi a veces me daban ganas de gritarle a Theodore: "¡¡LÁNZATE YA!!"

    Pero bueno, al final valió la pena porque después de tanta agonía disfrutas mejor los momentos de intimidad posteriores ♥

    Me parece que quiero leer otro libro de esta autora...

    ResponderEliminar
  5. @Arsénico: Va a ser una buena compra xD

    @Beleth: Lo he AMADO. Y ese TEDDY!! ♥ OMT!

    @Irewen: Aish!! yo es que Maravilla nolo he leído (pero vamos, que lo haré en breve)... pues chica, depende... a mí es que estos amores con diferencia de edad chica joven/madurito potente... me vuelven loca!

    ResponderEliminar
  6. @Leara yo estoy contigo T.T donde haya diferencia de edad...ahí que voy de cabeza xD si sabes de alguno más dí-me-lo *0*! que yo conozco muy-muy poquitos...

    ResponderEliminar
  7. @Beleth: los típicos de Highlanders sudorosos y lickables... son así. Jovencita deslenguada recién salida de las faldas de mamá con gallardos escoceses guerreros... pero no hacen hincapié en que eso sea un problema... así que nada. Estaré atenta y pensaré para decirte!

    Don't worry!

    ResponderEliminar
  8. Pues yo ya estoy tardando en leer a Lavyrle. Como no me guste os mato, como me guste, también ;_;

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaajaj

    Estoy dispuesta a correr el riesgo Niva xD

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, parece ser que esta mujer es genial en lo que consta en sus libros o_o Yo leí Promesas (con mucho miedo, mi primer romántica adulta) y resultó bastante bien, así que...
    Besos ;))

    ResponderEliminar
  12. Quiero leermelo!!
    me encanta la temática de diferencia de edad :)

    besitos!!
    -Ana-

    ResponderEliminar
  13. Tengo que volver a darle un tiento a esta autora porque Otoño en el Corazón me encantó pero no me encandiló y temo que no he dado con sus mejores libros como puedan ser este.

    ResponderEliminar
  14. Un libro maravilloso donde los haya, totalmente de acuerdo contigo. Fue el primer libro que leí de esta autora y con él supe que me tenía que leer todo lo suyo, como lo bueno me gusta espaciármelo, y aunque parezca mentira, aún tengo la suerte de tener lecturas suyas pendientes.
    Una reseña estupenda, me encantó.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. woow! cuando demonios va uno a imaginarse que estos libros salen tan buenos?? o_O

    muchas gracias por la reseña
    lo tendre mas que presente ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me han hablado muy bien de Layrle.
    Primero tengo que leer Maravilla.
    Un saludo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  17. tengo Maravilla en mi estanteria¡¡¡¡
    llamandome¡¡¡¡¡¡
    es refrescante oir que esta autora gana mas y mas adeptos

    besos

    ResponderEliminar
  18. Qué bonita la reseña, parece una historia muy linda ;)

    ResponderEliminar
  19. Esto suena estupendamente!Me la tedre que leer cuando termine el libro con el que estoy ahora!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required