De Felaciones Pro-Censura y otras historias de terror

fedupSinceramente, puede que muchos de vosotros crean que exagero con el tema, que me lo haya tomado todo demasiado a pecho cuando en realidad «ni me va ni me viene el asunto». Es verdad. No es voy a quitar la razón, faltaría más. Pero este caso ha sido uno de esos que se me meten bajo la piel y me hacen verlo todo rojo. No creo que tenga nada que ver con el haber estudiado Periodismo, es algo más antiguo e innato en mí. La censura es algo que me repele y la hipocresía algo que me repugna.

Me parece que a nadie le va a pillar de sorpresa esto que voy a decir, pero el mundo de la literatura, como cualquier mundillo, está lleno de voces sedosas, oídos regalados y flacos favores para aquellos dispuestos a escucharlos y, peor aún, demandarlos. Parece que nos dedicamos a esto simplemente por el hambre de nuestros egos que necesitamos saciar a toda costa. Somos escritores, por el amor de Dios. Una profesión que desde siempre ha estado llena de penurias, desprestigio y pobreza. ESCRITORES en un país que NO nos va a hacer ricos. Escritores que, en el momento en el que perdemos de vista la verdadera razón que nos hace dedicarnos a esto (y la última vez que lo miré era por el regocijo de que los demás leyeran eso que llevamos dentro) lo hemos perdido todo. Absolutamente todo.

Y diréis, ¿a qué viene toda esta retahíla que nos está soltando ésta?

Hoy he tenido un pequeño encontronazo con un ego que no conocía y una actitud que no comparto nunca-jamais-never. Todo ha empezado por un comentario «desafortunado» de un lector en la fanpage pública y a la vista de todos de un libro en facebook. El comentario no sólo ha sido censurado y borrado poco después, sino que antes el autor se encargó de contestarle ridiculizando y mandándole a leer cosas menos «literarias», como él ha dicho, como 50 Sombras de Grey. Porque se ve que vender cientos de miles de copias alrededor con un libro erótico es algo que escuece a los puretas de las letras que se matarían por vender una décima parte de lo que ha vendido esta buena mujer. Total que después de hacer una captura de pantalla, publicarla en su muro personal y el típico mensajito de «Cómo ha osado venir a decirme eso a mí»... se ha montado un pifostio de padre y muy señor mío. ¿El resultado? Han salido muchos lamesuelas que se han subido al carro de la censura y el horror, pero también muchos otros que han alzado la voz para decir la equivocación que acababa de hacer. Entre ellas yo y me he ganado un muy honroso bloqueo en facebook por decirle que la próxima vez ponga en una página repito PÚBLICA de facebook que se reserva el derecho de admisión y de borrar y censurar cualquier comentario que no alabe su obra o no coincida con su forma de pensar.

¿Pero hasta dónde narices vamos a llegar? 

Yo soy escritora, lectora, reseñadora y amiga. He recibido malas críticas, como todos, y en ningún momento se me ha pasado por la cabeza borrar un solo comentario ni mucho menos atacar a quien lo haya hecho. Nos quejamos a diario de lo que está haciendo este país con nosotros. Que si el gobierno controla los medios, que si para la verdad más cruda sólo podemos fiarnos de los independientes de Internet sin nómina ni necesidad de rendir cuentas a nadie... y ¿nosotros hacemos lo mismo a la mínima de cambio? ¿Estamos locos o qué? Pues lo siento mucho, pero no, no puede ser así.

Vuelto a repetir que «Estoy harta de las felaciones y bajada de bragas figuradas que tan de moda están en el mundillo de la literatura»

¿Cuántas veces nos hemos gastado pasta en un libro que las reseñas lo ponían por las nubes y al terminar teníamos un cabreo inmenso por ser de lo peor que habías leído hasta el momento? ¿Tan poco  aguantaríamos una mala crítica? ¿Merece eso la enemistad y que se nos ridiculice en publico? ¡No! Claramente no. ¿Tan dañino es para nuestros egos que nos digan que no les gusta lo que escribimos? No puedo con la falsedad. Lo siento. Estoy muy cansada desde hace tiempo y lo de hoy sólo ha sido la gota que colmaba el vaso.

Si recibes una mala crítica, apechugas, te la tragas, coges lo bueno y lo utilizas para mejorar la próxima vez. La lees con rabia si quieres, pero la clase de rabia que te hace pensar «la próxima vez vas a comerte tus palabras, cabrón, porque vas a querer darme 20 hijos después de leerme». Sólo así. Las adulaciones vacías por amiguismo y conveniencia no le hacen bien a nadie. Ni al escritor ni al proyecto de escritor que suele prodigarlas. Esto es una carrera de fondo en el que te vas a encontrar muchas zancadillas y escupitajos en la cara, si no sabes aceptarlos y usarlos en tu beneficio, no está hecho para ti. Los lectores que se gastan DINERO en tu libro son los que te dan de comer. Callarles y borrar su opinión suele tener un efecto rebote nada recomendable.

Puede que esté equivocada y sólo haya dicho chorradas. Sois libres de decirme lo que queráis en un comentario. Tranquilos, no pienso borrar ni uno. Y si duele, que duela. Yo estoy harta ya. 

He dicho.

17 comentarios

  1. Yo comprendo que una mala crítica sienta mal y puede llegar a ser difícil de mantener la compostura. Pero aun así creo que ciertos autores deberían tener más cuidado con su ego, pues lo que consiguen al demostrar que no llevan bien las malas críticas, es que la gente hable peor de ellos. Personalmente he llegado a tachar algunos autores de mis listas debido a su "excelente" comportamiento.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y por qué no dices el nombre del autor y la crítica que se le hizo? Está bien ir descubriendo con quién tratamos.

    ResponderEliminar
  3. Se puede decir más claro, pero no más alto, de verdad enhorabuena por tus palabras. Últimamente no posteas tanto como acostumbras, pero cuando lo haces, se te nota. Esta es una de las cosas por las cuales abro yo un blog personal, para denunciar injusticias como estas, entre otras cosas.

    ResponderEliminar
  4. Joooder, acabo de llegar a esta entrada por que Mr Sadman la ha subido a su face, pues mira, te seguía, te sigo y te seguiré y como dice el arriba, se puede decir mas claro pero no mas alto. Chapo nena!!!

    ResponderEliminar
  5. Ole ole y ooooleee.
    Comparto al compketo tu opinión y añado, lo que más detesto es a aquellios escritores (o que van de escritores) que se dedican a ridiculizar y poner verde el trabajo de otros autores... que cataloguen a livros (como 50 sombras de Grey) de basura y demás; eso demuestra su ego dañado y la cantidad de lameculos que encima les dan la razón y le hacen creer que su obra es mucho mejor (cuando por lo gsneral ni si quiera es cierto). Una verguenza

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo a lo que dices de la censura y las malas críticas, es más alabo tu forma de expresarlo con sinceridad y sin tapujos.
    No se puede "ser tan así" y borrar un comentario porque contenía una mala crítica, por favor, ¡qué mundo es este! Censura porque no te gustaba lo que ponía y no dejas expresarse a alguien que tiene una opinión diferente a la tuya, vamos. ¿O vamos a tener que tener todos la misma opinión? ¿O vamos a tener que alabarte algo que no nos gustó? Si publicas es a lo que te arriesgas: habrá gente a la que le encante tu obra y otros la odiarán. Si eres susceptible a ello, mejor no publiques.

    Pero sí que diré que mientras se exprese una opinión con respeto, para mí será válida aunque no tengamos la misma. En el momento en el que el respeto se falte y se acudan a cosas como insultos o palabras hirientes ahí no solo te borraría el comentario sino que además lo mandaría a China, acabando para mí toda la conversación.

    La clave es el respeto y la tolerancia.

    ResponderEliminar
  7. Un escritor de mis preferidos me enseñó una gran lección y es que cuando ponemos nuestros libros en manos ajenas dejan de ser nuestros, porque entonces le pertenecen también al lector. Y como son suyos, puede hacer cuanto le venga en gana con ellos, criticarlos, alabarlos, odiarlos, adorarlos...
    Y el escritor tiene que aceptarlo así, con humildad y sin dramas. Yo procuro no olvidarme de este consejo.

    ResponderEliminar
  8. Olé Leara, ¡olé! Te llevo a facebook y a twitter, porque tu palabra debe ser leída. Y que se entere todo el mundo, leñe. Que me parece perfecto que ese escritor se sienta ofendido, allá él con lo que piensa, pero que encime lo censure y lo vaya contando por ahí... pff!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Ayer mismo, en FB, dejé una frase que viene como anillo al dedo: toda obra de arte se expone a la opinión pública, sea positiva o negativa. Así que, si queremos ser artistas tenemos que saber serlo. Porque las opiniones negativas, desde el respeto, también enriquecen, y mucho, la evolución de la vida literaria de un escritor.

    Quien no sepa verlo y aceptarlo, que se dedique a otra cosa.

    ResponderEliminar
  11. Amén. Podría decir algo más, pero lo has dicho todo tú, totalmente de acuerdo en absolutamente todo. Olé.

    ResponderEliminar
  12. ¡Amén! Siempre digo que cuando un autor publica su libro tiene que esperar que haya de todo, a muchos puede gustarnos y a otros tantos quisieran lanzarlo por la ventana, pero es a lo que se exponen, ni más ni menos.
    Creo que un autor si no sabe recibir una mala crítica y para colmo bloquea a alguien por expresar su opinión (en FB o donde sea, ya que tenemos derecho a eso)... para mi pierde mucho. Dice como es esa persona y oye... ¡que pase de publicar nada si no soporta todo lo que se le venga encima!

    En fin, que tienes más razón que una Santa ;)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  13. Toda la razón del mundo. Un gran aplauso para ti y para tu entrada.

    ResponderEliminar
  14. Compartido en twitter ;) una periodista aqui opina que tienes razon. De que sirve censurar una mala critica? eso no quita el regusto amargo. Hay que lidiar con ello, no le gustarás a todo el mundo y eso hay que apechugarlo. Pero hay gente que se le sube el ego y no lo entiende.

    besote

    ResponderEliminar
  15. Muy de acuerdo con esta opinión. Ser escritor es dificil y a veces una obra a la que has mimado mucho, que has revisado o incluso re-escrito quien sabe cuántas veces, pues igual que venga alguien con una mala critica pues sienta mal. Todos queremos gustar, que alaben nuestra obra. Pero si las alabanzas son automáticas yo las veo como algo hueco y vacío. Incluso más destructivas que una critica requete-negativa, ya que la cosa más cruel que se le puede hacer a un escritor, o cualquier artista, es decirle que su obra es genial cuando no lo es. Todos estamos aprendiendo, siempre mejorando - o se espera. Hay que aprender a ser humildes y dejar la ruindad en el perchero.

    ResponderEliminar
  16. Se puede decir mas alto pero no mas claro. En este mundo uno tiene que aceptar tanto las malas como las buenas criticas y no acudir al "me tapo las orejas y escucho solo lo que quiero". Por desgracia no se de quien hablas, pero aun así he podido disfrutar de este articulo.

    besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. «La próxima vez vas a comerte tus palabras, cabrón, porque vas a querer darme 20 hijos después de leerme» Oh por favor, eso me ha encantado. Yo tampoco sé de qué hablas la verdad pero es lo que hay por suerte yo todavía no he tenido ningún problema es cierto que hay gente que ha estado en contra de mi opinión o no le a parecido bien pero no me ha insultado ni nada, todo pacifico...

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required