Relato - La lágrima del Polichinela

Hace un tiempo, me propuse escribir relatos cortos con canciones que la gente me iba sugiriendo. Espero poder retomar pronto la práctica, que la verdad es que me venía muy bien para «desengrasar» un poco mis ateridos músculos. Este es uno de mis favoritos. Muy, muy triste, eso sí. Pero me mueve algo dentro. La inspiración vino de la mano de Philarmonie y la canción que debéis poneros de fondo es Ruby Tuesday de Los Rolling

LA LÁGRIMA DEL POLICHINELA

—¿Dónde estoy? —susurró con cierto temor.
El ruido de unos pasos a su espalda le hizo girarse. El miedo infantil a la oscuridad pronto quedó sustituido por la sorpresa y la fascinación ante el hombre que encontró. Sonreía, de una manera extraña y triste, pero eso el niño no lo notó.
Se acercó hasta él y lo miró de arriba abajo, escrutándolo, trabajando para que su limitado entendimiento pudiera encontrar una explicación a porqué un payaso se encontraba frente a él en una habitación a oscuras. Una habitación sin paredes ni límites que él pudiera determinar. El niño alzó el brazo y tocó la pintura blanca de la cara del hombre, borrando con su dedo la lágrima negra dibujada bajo su ojo. Dio un paso atrás y sonrió satisfecho ante lo que había hecho.
—¿Estás triste? —su voz era quizás demasiado chillona para su corta estatura, pero eso no evitó que la sonrisa de medio lado del desconocido se ampliara.
Él negó con la cabeza.
—Entonces no deberías llorar.
—No lo hago —le respondió con una reverencia.
Era un payaso extraño, pensó el chiquillo. Un payaso incapaz de hacer reír.
—Sí que estabas llorando —el niño levantó su dedo manchado de blanco y negro y se lo mostró. Su tono de voz cambió. —¿Vas a decirme ahora dónde estoy? Quiero volver con mi mamá.
El payaso lo miró a los ojos y lo atrapó en ellos. Sus manos comenzaron a moverse con rapidez y movimientos exagerados y deliberados, tal y como lo haría un mago con chistera encima de un escenario. Curioso, el niño lo miró mientras sus ojos seguían aquella danza frenética y enigmática. Los guantes blancos hablaron sin palabras, prometieron sin voz, se retorcieron y la sonrisa mellada del muchacho le confirmaron que habían cumplido su misión. En sus manos, un muñeco de trapo con un solo ojo y ajado apareció.
—¡Martín! —gritó el niño y se lanzó a por él.
Sin poder creérselo, lo tomó entre sus manos y lo alzó. Lo acunó en sus brazos y lo acarició con una devoción que conmovió al payaso. Dos lágrimas solitarias resbalaron por las mejillas pálidas y frías del niño.
—Creía que mamá lo había tirado hace tiempo.
—Lleva esperándote mucho tiempo. Aquí. Sabía que volverías a por él —se arrodilló frente al niño y esta vez fue su turno de borrar las marcas saladas de aquel rostro salpicado de pecas. —¿Por qué lloras? Creía que esto te haría feliz.
—Soy feliz —dijo llanamente—. Aunque sé que no debería. Mamá se va a enfadar conmigo. Me repitió… —sin resistirlo más rompió a llorar con fuerzas, allí plantado, indefenso y sin la seguridad con la que había gozado toda su vida.
El payaso lo miró desconcertado. El muchacho se sorbió con fuerza la nariz y con la manga de su jersey arrastró lágrimas, mocos y miedo. A los pocos segundos, se atrevió de nuevo a abrir los ojos y a mirar de nuevo a aquel desconocido.
—Me prohibió salir de la casa y subirme al árbol del jardín—. Dos corazones se partieron en aquel momento y una lágrima negra volvió a dibujarse sobre el talco blanco—. Pero no le hice caso. Yo sólo quería ser un pájaro. Volar lejos, alcanzar las nubes y las estrellas. Quería cantar, extender mis alas y volar.
—Lo sé, pequeño —su mano vacilante se posó sobre su cabeza y le revolvió el pelo.
—Mamá se va a enfadar por desobedecerle— repitió el niño, asustado.
—No se va a enfadar.
—¿Me lo prometes?— el niño estrechó al muñeco con más fuerza contra su pecho, buscando en él el consuelo que necesitaba.
—Te lo prometo.
El niño volvió a mirarlo fijamente, con sus enormes ojos verdes.
—Tampoco quiero que llore— musitó, rindiéndose a la evidencia.
—Ella no está llorando.
—Pero lo hará. Lo sé.
El payaso volvió a incorporarse y tomó al niño de la mano. No dijeron nada mientras caminaron, cada uno sumido en sus propios pensamientos y sus culpas. Martín colgando de la mano libre del niño, rozando el suelo con el trapo que le servía de vestido. Los tres llegaron hasta una enorme puerta blanca con una aldaba dorada justo a la altura del niño. Éste miró atentamente el destello que arrancaba una luz extraña y antinatural de la pieza y luego miró a su acompañante, aún agarrado de su mano.
—¿Qué hay detrás?
—No lo sé— respondió encogiéndose de hombros—. Pero hay alguien que espera por ti.
—¿Alguien?— susurró el muchacho soltándose de la mano y llamando a la puerta.
—Alguien que huele a tarta de manzana y canela.
La puerta se abrió con una lentitud casi pasmosa. El calor y un olor familiar invadió todos y cada uno de los sentidos del niño que, sin poder creérselo, volvió a empapar sus ojos. Conocía bien aquella cocina, aquellas cortinas, aquella sensación de paz y seguridad. La conocía, por eso se obligó a no confiar en lo que sus sentidos le estaban gritando.
No podía ser real.
—Antonio, si te quedas ahí se te va a enfriar— aquella voz…
—¿Abuela?
El niño dio un paso hacia delante y la puerta se cerró tras él. Y un único deseo pasó por la mente del payaso al mismo tiempo que la lágrima desaparecía de su rostro.
Ojalá todos fueran tan fáciles…

5 comentarios

  1. Tienes el don de ponerme los pelos de punta cuando escribes. Me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé qué le pasa últimamente a mí mente enfermiza que pensaba que el payaso era un secuestrador, hasta más adelante no he caído. Me ha gustado mucho, triste pero bonito aunque eso no le quita lo de triste. Espero más historias cortas, a mí no se me da bien siempre que quiero hacer una acabo haciendo una novela corta o relato largo... -.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala!!! un secuestrador??? No no xD es como... la "transición", quien ayuda a cruzar al otro lado!!! Ay! No lo releo mucho que me muero de pena! Gracias por leerlo

      Eliminar
  3. Nada más estar leyendo tu primer párrafo, sentí una punzada en el pecho y creí saber lo que se vendría después. No sé si lo recuerdas o yo me encuentro errado, pero este relato ya lo he leído y creo que fue en algún concurso en mi blog.
    Nuevamente, muy triste y conmovedor. Hermoso.

    Un abrazo, Leara.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required