La Muerte nunca ha sido tan divertida - Ladrón del tiempo

Otra de las grandes colecciones que me fascinan de Terry es la que envuelve a un personaje tan maravilloso como es La Muerte. Así, con mayúsculas. Hace bastante que no leo nada nuevo de ella y eso me entristece muchísimo porque se había quedado la mar de interesante. Una guadaña, un esqueleto y una capa es lo que da forma a ese segador que se pasea por las novelas llevándose a gente al otro lado y adorando a los gatitos. Este buen hombre señor ha sido cocinero, labrador, Papá Puerco, padre y abuelo. 

Susan Muerte es uno de mis personajes favoritos de la saga, pero por desgracia, hace mucho que no se escribe nada de ella. Por eso he decidido rescatar esta reseña de hace algo más de tres años, allá por los inicios del blog. Ladrón del tiempo me parece una auténtica obra maestra de la literatura y un libro que deberíais leer si queréis pasar un buen rato.


Ladrón del Tiempo - Terry Pratchett 
Plaza & Janés - 372 págs. - 8,50 €
5/5 
En el Mundodisco, alguien está interesado en detener el tictac del tiempo. ¿Por qué hay minutos que parecen horas? ¿Y por qué hay días que pasan en un suspiro? Matar tiempo, ganar tiempo, perderlo, alargarlo o acortarlo… El tiempo es un recurso, y todos saben que hay que administrarlo. En el Mundodisco esa es tarea de los Monjes de la Historia, una comunidad zen que dedica sus esfuerzos a «extraer» tiempo de donde no hace falta (como el fondo de los mares, porque ¿para qué lo necesita un bacalao?) y a continuación lo «vuelcan» en las grandes ciudades, donde siempre es tan necesario («¿Ya es jueves? ¡Cómo ha volado la semana!»). Pero alguien está tramando desbaratar esta sabia administración del tiempo para disfrutar de un universo tranquilo y, sobre todo, atemporal. La nueva entrega de la genial serie del Mundodisco. Con personajes nuevos —como el novicio Lobsang Ludd o Ronnie, el quinto jinete del Apocalipsis (que abandonó la banda antes de que se hicieran famosos)— y viejos conocidos de la serie, como la Muerte y su nieta Susan, ahora profesora de preescolar, o los temibles Auditores de la Realidad. Es una inteligente reflexión sobre el tiempo, la religión («el hombre sabio no busca la iluminación, la espera; así que mientras esperaba se me ocurrió que buscar la perplejidad sería más divertido»), las artes marciales, el camino zen, la educación de los niños y el tremendo poder del chocolate.

Cuando este libro cayó en mis manos, hace más o menos un año, yo ya estaba enamorada de Terry Pratchett hasta las trancas. Lores y Damas, ¡Guardias! ¿Guardias?, Hombres de Armas, Mort Brujerías, no son más que unos pocos de una larga lista de libros para las cuales sólo tengo alabanzas y más alabanzas.

Cierto era que Ladrón del Tiempo (o Thief of Time, como yo lo conozco) era el primer libro del Mundodisco que leía en inglés y ¡oh Dios mío! Para mí fue como saborear la Ambrosía. Descubrí una genialidad y una frescura que no había apreciado antes y es que Sir Pratchett es muy dado a la invención de palabras, a los juegos extraños entre ellas y las más inverosímiles relaciones entre idea e idea.

Yo aún estoy intentando buscarle un equivalente español a la palabra Timelessness. ¿Alguna sugerencia? 
Para quien sea principiante por estos lares de Cabezología, magos cobardes, representaciones antropomórficas y mofas sin límite de tópicos tan universalizados como los hombres bajitos y calvos vestidos de naranja y expertos en artes marciales, voy a ponerlos en situación. La colección de Mundodisco son un conjunto de libros (más de 30), escritos por Terry Pratchett, escritor inglés, que trascurren en un planeta plano sujetado por elefantes gigantes que van a lomo de la Gran A’tuin, una tortuga gigante que cruza el espacio. Así que ya pueden imaginar lo que vamos a encontrar dentro. A su vez, a mí siempre me gusta dividir la colección en cinco grupos: las Brujas (Yaya Ceravieja, Tata Ogg y Magrat, más tarde reemplazada por Agnes), la Guardia de la Ciudad (con enanos imposibles de calificar por sexo, una mujer lobo, una vampira, Igors, un enano de dos metros y cuadradísimo y un capitán que pasó del alcoholismo a ser un conde rico), la Muerte (que quiere sentirse humano), los Magos (vagos y gordos) y todo lo demás (es decir, cualquier historia que no entre dentro de ninguna de esas categorías).

Ladrón del Tiempo está bastante a caballo entre todo lo demás y la Muerte.

Los Auditores, unos seres que por naturaleza odian a la humanidad por alterar “el orden”, le encargan a Jeremy Clockson la creación de un reloj de cristal tan exacto que atrapará al tiempo en su interior y destruirá así el Mundodisco. La Muerte, incapaz de participar abiertamente en el sabotaje del plan, manda a su nietaSusan Muerte. Y, así, queridos míos, el lío está servido. Algunos os preguntaréis: ¿Cómo es que un esqueleto con guadaña puede ser abuelo? La genética del Mundodisco es así de maravillosa.

Ácido, hilarante y terriblemente certero, cada página, cada frase, cada palabra es más que literatura. Es un grito, una advertencia, una crítica a la sociedad en la que vivimos. Dominados por los altos cargos que nunca vemos y cuyos rostros no conocemos, pretenden hacer de nosotros productos en serie. Todos debemos ser iguales, pensar de la misma manera, no salirnos del rebaño. El problema para los auditores (altos cargos) llega cuando entre ellos mismo se empieza a desear la individualidad. Y ahí reside la fuerza de las masas subyugadas a ellas.

Esto parece un meeting. 

Si se presta atención, se pueden sacar varias enseñanzas de cada libro.

Además, en este libro tampoco podemos pasar por alto la aparición estelar de los cuatro, perdón cinco, Jinetes del Apocalipsis. Casados, asentados y jugadores de cartas. ¿Quién de verdad sabía que antes de que se empezaran a conocer por todo el mundo Ronnie estaba entre sus filas? 
No me da miedo afirmar que Terry Pratchett es, hoy por hoy, uno de los mejores novelistas del mundo. No por nada encabeza la lista de los más robados allí en Inglaterra.
Si queréis pasar un buen rato con un libro y al cerrarlo tener la sensación de haber gastado varias horas en algo realmente provechoso, leed Ladrón del Tiempo. No os va a defraudar, al revés, os arrancará más de una carcajada.

CAUTION: NO LEER EN EL BUS, PUEDEN MIRARLE CON CARA RARA LA PRIMERA VEZ QUE SE RÍA SOLO EN VOZ ALTA.
(A mí me ha pasado)

LO MEJOR: Susan Muerte y su atizador para mantener alejado al Hombre del Saco.
LO PEOR: Llegar a la última página y caer en la cuenta de que no podrás ir a la librería hasta el lunes a por otro ejemplar del Mundodisco.


¿Os apuntáis a leer algo de La Muerte? Seguro que sí :D 

5 comentarios

  1. Timelessness... cómo habrán traducido eso en la versión española? Imagino que si tienes nivel suficiente como para leerlo en inglés debe de ser una maravilla, por muy buena que sea una traducción siempre hay algo que se pierde por el camino.

    ResponderEliminar
  2. Estos libros me llaman mucho la verdad *__* que ganas de leerlos!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Mundodisco y mi personaje preferido es La Muerte. Para mí, "Papá Puerco" es de los mejores y cada diálogo de La Muerte es para enmarcar. Aún no he leído "Ladrón del Tiempo", pero poco a poco iré haciéndome con toda la saga. Por el momento, llevo nueve.

    ResponderEliminar
  4. Solo he leído tres libros de Terry pero me encanta ^^
    Tengo Mort por aquí, ya que no he leído ninguno en el que la muerte sea prota, eso sí aparece en los otros que he leído y ME ENCANTA! por supuesto también adoro al baúl de Rincewind!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Lo peor? ¡¡Es ir al día con mundodisco, es que te quedas rápidamente sin lecturas!!!! Yo necesito mi chute de mitad de año

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required