Homo Neandertalis, los nuevos protagonistas románticos

Desde hace unos días, hay una idea que me ronda la cabeza, preocupándome y haciendo que me cuestione qué es lo que espero, no sólo del hombre ficticio que me encuentro en un libro, sino también, del hombre real de mi día a día. Todo esto ha surgido a raíz de un par de conversaciones con Elle y Cloe en twitter, sobre Branden Charmichael, protagonista del exitoso Calle Dublín del que veréis reseña en breve. Aunque en conjunto el libro me ha gustado, tiene detalles (y cuando digo detalles me refiero a comportamientos de Braden) que no sólo me han chirriado, además me han cabreado. Y mucho. 

Eso me ha llevado a hacer un poco de pensamiento retrospectivo y me he dado cuenta de que, muchos de los grandes booms románticos de hoy día están protagonizados por hombres posesivos, controladores, con gran poder adquisitivo y que, en definitiva, acaban por adueñarse y manejar cada segundo de la vida de la protagonista femenina. Braden, Grey, Gideon, Caleb... por poner algunos ejemplos. Recuerdo incluso el caso del vanir de Lena Valenti que incluso llega a VIOLAR a la protagonista la primera vez que lo hacen. Sí, vale. Luego se enamoran, se atraen, pitos y flautas. Pero la fuerza contra su voluntad. Me pareció tan ofensivo cuando lo leí, que tuve que dejar el libro. 

¿Entonces? ¿De dónde viene el éxito de todas esas sagas? ¿Es que acaso las mujeres de hoy día con lo modernas que nos consideramos es lo que estamos buscando? ¿Un hombre que tome las riendas y nos maneje como él quiera? 

Supongo que siempre he tenido la suerte de dar con hombres que, además de comprender mi necesidad de espacio, la compartían. Odio los celos, por muy nimios que sean. Estoy harta de escuchar a chicas y a mi propia mejor amiga decir cosas como: «Ay, pero que sea un poco celoso claro que me gusta... sin pasarse». Debe ser que soy una persona que no entiende los celos. Para mí son una falta de confianza en la pareja y la pareja hacia ti, por eso creo que, cuando aparecen es que algo no funciona ni funcionará bien nunca. Por eso tampoco me gusta leerlo en los libros. A ver, no me entendáis mal. Como a cualquier hija de vecino, me encantan los líos y triángulos raros con confusiones y camino difícil hacia el final feliz, pero ¿esos hombres que por el hecho que te miren ya se ponen enfermos y amenazan con levantar la pata y mearte una pierna para demostrar que eres suya? NI HABLAR

Mucho hemos recorrido las mujeres para dejar que estos estereotipos brutos, machistas y retrógrados sean los que ahora mojen nuestras bragas. 

Es que luego lees a grandes como Lavyrle, Norita, Lisa... y te encuentras con hombres dulces, comprensivos, divertidos. Hombres que son compañeros y no dueños. Y el abismo es tan gigantes, la diferencia tan enorme, que asusta. 

¿Qué opináis vosotr@s? ¿Os gustan los Neandertales o los compañeros? ¿Comprendéis este boom? ¿Lo apoyáis? ¿Lo detestáis? Contadme, por favor. Es un tema que, en este momento en el que construyo mi propio galán de novela, me preocupa mucho. 

Un beso literarios

25 comentarios

  1. Hola!!!
    Como ya te he dicho por facebook, yo también estoy bastante harta de los protagonistas posesivos... además siempre he sido más fan de los mejores amigos enamorados de las protagonistas que del machito rebelde que le pone los dientes largos a todas...
    Y ya ni hablar de esas bestialidades que he leído de chicos que pegan y fuerzan a las "heroínas" (entre comillas porque de eso no pueden tener nada si no le ponen los puntos sobre las íes...), me dan ganas de preguntarle al escritor/a si seguimos en el siglo XXI o prefiere volver atrás en una máquina del tiempo...
    Lo dicho, que los protagonistas masculinos así creo que necesitan una fase de maduración bastante urgente
    P.D: Creo que no había usado tantos puntos suspensivos en mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo soy fan de los puntos suspensivos... xD así que ni me doy cuenta.

      A mí lo que me preocupa no es que UNA mujer lo escriba, sino que lo lean MILES! Y por mucho que duela, ahora eso vende. Y es lo que yo no entiendo

      Eliminar
    2. En lo personal entiendo que la ficcion es ficcion y que puede gustarne un libro en el que el protagonista es dominante, pero en mi vida real no tolerarlo, los libros que he leido me han encantado, por que me parece que ese proteccionismo y el ser dominantes surge de la necesidad de no perder al ser amado, por lo general son hombres que han sufrido lo indesible y una vez que encuentran la felicidad al lado de su pareje se vuelven medio paranoicos, los veo hasta tiernos, sin embargo eso no deja de ser el libro que leo para pasar el rato, en mi vida real tengo mis convicciones, creo que los celos son parte inherente del ser humano, el temor, la inseguridad en mayor o en menor medida se encuentran presentes aunque no siempre al menos en algun momento de nuestra vida, y uno aprende a sobrellevarlos, en niveles desmedidos se vuelven patologicos claro. En fin me encantan esos protagonistas por que son lo opuesto a la vida real, me sumerjo en un libro y lo disfruto, por que es un escape total de la vida real, son el producto de la imaginacion de alguna escritora/or.

      Eliminar
  2. Que buen tema para debatir Leara :)

    Creía que era una de las pocas que pensaban así. Estoy cansada de este tipo de literatura. No me gustan los celosos, me agobian los dominantes, (y sigo hablando de literatura, de lo personal ya ni te digo) pero lo que me cabrea de todo esto es que las chicas lleguen a soñar con un perfil así.

    ¿Que pasa, que si un hombre no es celoso, no es posesivo con una mujer significa que no la quiere? ¡GILIPOLLECES! Neandentales hay a mansalva. Músculo y miembro pensante minúsculo ¡Todavía más! Pero, ¿Un cumpañero? Aquel que te entiende, que es divertido, que CONFÍA en ti, que comparte gustos.... sólo hay unos pocos que puedes contar con una mano.

    Yo no quiero un macho. Yo no quiero un tio dominante ni una protagonista pavisosa y misógina. El que un hombre no sea dominante, no significa que deba ser un calzonazos (otro estereotipo ridículo!). No entiendo como se usan todavía estas cosas y menos, como triunfan. Supongo que es un reflejo de la realidad, por mucho que me pese...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que nos pese a todas, sí.

      Es tan ridículo. Me paso la mitad del libro diciendo: "A mí un tío me habla así y de la patada que le meto en los huevos se le pasa tanta tontería". Es que yo lo pienso y si veo que alguna amiga, hermana, familia mía da con un hombre así, lo estaría tachando de maltratador psicólogico para arriba y la animaría a dejarlo cuanto antes.

      La mujer deja de tener su personalidad y libertad como individua, para estar sometida a esos machos alfas que nos venden y que por estar buenísimos y tener un miembro como mi antebrazo, se supone que hay que perdonárselo todo. Lo siento pero por ahí no paso

      Eliminar
  3. Como soy la cosa más independiente del universo, no soporto a los hombres tan "neardentales" fuera del papel, y como bien dices, quiero un compañero y no un dueño. Además, yendo más allá, me cabrea que las protagonistas femeninas NECESITEN un hombre para que su vida sea completa (por eso me gustó tanto Jocelyn en Calle Dublín). ¿¿HOLA?? Soy mujer y si no tengo un hombre a mi lado no soy nada ni nadie y mi vida no tiene sentido... ¿De donde ha salido eso? Estoy bastante cansada de leer libros así, en los que la protagonista femenina se aliena ante un hombre dominante que la trata como un objeto, un adorado objeto pero objeto a fin de cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé de dónde viene exactamente!! Pero si hago memoria, la primera vez que leí una pareja de dependencia femenina y control masculino fueron Edward y Bella. Y MÁS ODIO AÚN!

      Eliminar
    2. Ufff, ellos trajeron la peste a la literatura romántica... ¬¬

      Eliminar
  4. La verdad es que tienes razón, aunque no me lo había planteado hasta tales extremos, pero es totalmente cierto.
    Para no repetir lo que han dicho Marta y Miryam, pues coincido con sus comentarios, me gustaría pensar que toda esta machorrería innecesaria es fruto de una simple corriente erótica temporal (o eso espero) para complacer las fantasías de algunos y algunas, en las que el hombre hace de "sexo dominante" (término despectivo para el machismo). Corriente que, como ya he dicho, espero que no dure mucho.

    Sin duda, compañero.
    Interesante debate :)

    ResponderEliminar
  5. Yo no entiendo esos personajes, por un lado no me gusta, me dan ganas de rebelarme y por otro no creo que los hombres normales sean así...
    Quiero que los dos protas sean fuertes y con carácter, que no es lo mismo a ser un dominante de mi....rd...a.

    ResponderEliminar
  6. Siempre hay que tener en cuenta que es ficción, quiero decir, sería feliz con un Simon Hunt (Lisa Kleypas) pero no podría aguantar ni medio segundo con un Braden. Simon, siguiendo con el ejemplo, es un tipo protector y algo celoso, pero no llega a extremos de control. Lo sé, parece que me contradiga pero lo que leo no lo comparo con lo que vivo, son detalles que en la vida real se me antojarían distintos, muy distintos. Personalmente, ODIO que intenten controlarme o que me manden hacer algo, así que imagínate cómo acabaría el tema con un Gideon o un Braden. Aún así, leo sobre ellos (y ellas) y paso un buen rato con sus historias, aunque haya escenas en las que sé que si fuera yo la que las viviera las cosas serían distintas. Leo su historia, no la mía.

    En cuanto a los celos, no coincidimos al 100%. Siempre he pensado que una persona enamorada los tiene, pueden ser perjudiciales -mal asunto- pero los "sanos" no son ninguna rareza. En mi opinión, lo más molesto es el pasotismo, porque no estoy hablando de falta de confianza sino de esa sensación en el vientre en una situación, por ejemplo, donde ves a otra persona coquetear descaradamente con tu pareja. No es malo, pueden producirse situaciones tales en las que el sentimiento de "posesión" -porque existe- saque la cabeza.

    Lo que quiero decir es que muchas veces se habla de los "celos" como algo dañino y no tiene porque serlo, es algo instintivo, en realidad, y no tiene porqué estar relacionado con la falta de confianza o la locura obsesiva (como hay casos) sino con la estima hacia tu pareja. Y al igual que hay gente más o menos generosa los hay que son más o menos celosos, cada uno es como es, lo que de verdad hace daño son los extremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xDDDD A ver...

      Si yo vea mi pareja, en mi cara, coqueteando descaradamente con otra persona, le digo: "Oye tú, de qué coño vas?". A mí pareja, que es quien tiene que guardarme la cara. Son concepciones distintas que tenemos. En una pareja, yo no creo que una persona pertenezca a otra, sino que se regala a su pareja y en el momento en el que todo se acabe... vuela y sigue con su vida por otro lado.

      Entiendo perfectamente lo que quieres decir, pero soy de esas extrañas personas que no sienten celos. Y ojo, no soy para nada pasota, eh? Cuando estoy con alguien, entiendo que esa persona me ha elegido y no veo a las tías que le rodean como enemigas folladoras de las que debo desconfiar. No veo necesidad en amargarme con el: le gustará más esa? querrá tirársela? he dejado de gustarle? me habrá puesto los cuernos? ... Si ha pasado y lo pillo, se acabó. Mientras no me entere... ¿por qué voy a sufrir o enfadarme por suposiciones?

      Eliminar
    2. Pero, ¿lo ves? estás hablando de extremos...(¿enemigas folladoras en las que debo desconfiar? xDDDD).

      En realidad, no creo que tengamos un concepto tan distinto, cuando hablo de posesión no lo hago haciendo referencia a nada más que una elección mutua en la que dos personas han decidido estar juntas y con nadie más. Puede que la palabra suene algo...fuerte, no lo sé, en todo caso no se trata de pertenecer a tu pareja como algo físico, como si fueras un objeto, es un compromiso sentimental. A partir de ahí, llámalo como quieras.

      Dices que me has entendido pero yo creo que no lo has hecho en absoluto >.< o yo no me he expresado bien.

      PD. No hablaba de tu pareja coqueteando sino de otra persona coqueteando con él, que es muuuuuy distinto.

      Eliminar
    3. jajajaajaj tengo que irme a esos extremos porque es lo único que me viene a la cabeza para celarme. Cuando digo que "no lo entiendo" no es un... "No lo entiendo, o sea, no tenéis razón" NO! xD es un No lo entiendo de.... "Tengo una incapacidad física o neurológica que me hace no entenderlo". No lo sé, que al no experimentarlo, puede ser, que tampoco entienda de dónde puede venir o qué es lo que es. No sé si me explico xD Posiblemente no!

      En el caso de que una tía se ponga a coquetear como una zorrita con mi pareja, ahí quien tiene que pararle los pies, de nuevo, es él. Para mí es una falta de respeto absoluta, y eso ya sería lo último, vaya!

      Que yo entiendo lo que dices de que ves esos celillos menores como un síntoma de que alguien te importa... pero yo no lo veo así. Ya te digo, para mí los celos son falta de confianza que cuando estás bien con una persona no deberían existir. Que yo sé que el 90% de la población siente esos celillos.

      Me acuerdo perfectamente de muchas ocasiones en las que parejas me decían... pues hoy he salido a tal lado y un pivonazo me ha entrado y blablaba... y pienso... "Está muy bueno, es normal que las tías se le acerquen... además, Laura, mira el tonillo con el que te lo ha dicho, quiere que te pongas celosa... así que, aunque le haya entrado, seguro que no ha hecho nada. Y si lo ha hecho una de dos, o no te hubiera dicho nada o no te vas a enterar" Y lo sopeso todo... en microsegundos, no creas, y digo... "te vas a emberrenchinar por eso? y si no lo ha hecho?" Simplemente no me nace. Yo creo también que es por mi forma de ser. Siempre quiero de los demás, lo mismo que les doy yo. Soy una persona tan fiel (y no sólo en el plano sentimental) que jamás me podría echar nadie en cara y si me mostraran esos celos, por pequeños que fueran, me agobiarían tanto y los vería tan injustos... que no los consentiría.

      Pero que cada persona es un mundo y para gustos, colores!

      Eliminar
    4. Exacto. Y es que todo se resume, como decía en el primer comentario, en cómo es la persona. Yo sería del 90% que sentiría los celillos en el instante de ver a la otra coqueteando, como simple reacción instintiva, mía...que no tiene porqué ser la de todo el mundo. Y una cosa no quita la otra: él es el que tiene que reaccionar y sacársela de encima y yo puedo estar muy tranquila al respecto, la confianza sigue ahí. Por eso digo que el "concepto" no está tan alejado, sólo que en mi caso hay "cosita en el estómago" (de esas sanas de las que te hablaba) y en el tuyo no :)

      Eliminar
  7. Bueno, creo que eso viene de EEUU y de una confusión generada por el feminismo. Te cuento. El feminismo mal entendido ha dado lugar a una generación de mujeres que más que feminas son hombres con tetas... se odian a si mismas y a todo lo que tiene que ver con su sexo, han asumido que para tener exito deben ser peores que los tíos, asi que lo son. Más frias, mas despiadas, mas faltas de sentimientos... este tipo de pensamiento equivocado da lugar a fantasias en las que necesitan ser dominadas (no te haces una idea de la de mujeres americanas que piden ese tipo de cosas) y de ahí nacen ese tipo de protagonistas. Las europeas hemos vivido este movimiento de otra manera menos brutal, nos permitimos ser femeninas y feministas al mismo tiempo lo cual nos permite buscar otro tipo de compañeros y de fantasear con otro tipo de hombres.

    Lo de que un hombre tome todas las decisiones por ti, es comodo hasta cierto punto si siempre eres tú la que tienes que tomar todas las decisiones, por eso Grey triunfa entre las mamas :)

    ResponderEliminar
  8. Coincido totalmente en lo que comentas. Personalmente, no soporto que me controlen: tú tienes tu vida y yo tengo la mía, gracias. Y sí, precisamente por eso me choca mucho que últimamente la gran mayoría de protagonistas masculinos parezcan hombres de las cavernas. Parece que es un tipo de personalidad que se está imponiendo y que da la sensación errónea (de verdad espero que sea errónea) de que las mujeres queremos hombres así en nuestras vidas. Lo que más miedo me da es que es un modelo de hombre que aparece cada vez más también en la literatura juvenil. Yo quiero pensar que las adolescentes tienen suficiente cabeza como para ver que una relación así no es sana en la vida real, peeero...

    (Eso sí, debo confesar que en el tema de los celos opino exactamente como Elle Levy.)

    Muy buena reflexión, Leara.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo. No sé por qué esa nueva moda, en lo particular le huyó a ese tipo de libros (no he leído ninguno de los que mencionas). Honestamente, si no me gusta ese clase de hombre en mi vida mucho menos en mis lecturas (que son un refugio). ¿Por qué tendremos esa idea de que podemos cambiar a los hombres malos?
    Como madre de una niña de 14 años me horroriza pensar que ella pueda creer que ese es el tipo de hombre que necesita en su vida. Obviamente yo no le compraría esos libros, pero en el internet se puede conseguir de todo.

    Excelente entrada :)

    ResponderEliminar
  10. para eso ya tenemos suficientes mujeres ficticias violadas en Game of Thrones. No entiendo estos libros, no los entiendo.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que es una moda que no comprendo. Sí que es cierto que dentro de todos estos personajes unos son más "tolerables" que otros si atendemos a la historia en su conjunto, pero no comprendo que hoy día prácticamente todos estén cortados por el mismo patrón, y menudo patrón. Anhelo que se produzca un giro, que se acabe esta tendencia y sorprenderme con un personaje masculino ;-)
    Una reflexión estupenda Leara

    ResponderEliminar
  12. ¡Me encantan estos debates! Aunque en la parte de los celos no coincido contigo para nada.

    A ver, está claro que ahora la moda es que los protagonistas tengan que ser multimillonarios, posesivos-obsesivos y muy poderosos, que absorban a las mujeres. Eso en la vida real tiene un nombre, pero en los libros lo permitimos e incluso nos gusta. Hay cosas donde me parece inexplicable y eso que a mi por ejemplo me encanta Silvia Day, los demás ya no tanto.

    Hablas de Lena Valenti y a mi me pasó exactamente lo mismo que a ti, dejé el libro en la misma escena. Me parece tan descabellado que, aunque sea ficción, se de a entender que una mujer violada se puede enamorar de su violador que en su momento me resulto hasta ofensivo.

    En cuanto a los celos, en esta ocasión comparto 100% la opinión de Elle.
    No es tener desconfianza hacia tu pareja ni poca seguridad en la relación, pero si una chica coquetea con tu chico y no se te remueve nada...obviamente cada persona es un mundo pero para mi caso es una señal de alarma.
    Hay celos sanos y para mi son necesarios en una relación.

    Por cierto, hablas de los libros de Kleypas, Roberts..y en todos hay escenas de celos. O no recuerdas los bailes donde nuestros lores miran con malos ojos al hombre que baila con su dama?

    Un beso!! Y espero otro debate pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sí, en romántica siempre hay celos. Y los leo y ni me molestan ni chirrían porque sé que el 90% de la gente es así! Que muy a mi pesar, en eso la rara soy yo :P

      Con lo de Nora, Kleypas (no sé porqué pero siempre me creo que es Keyplas...) me refería a esos hombres no posesivos y dominantes. Que está claro que aquí habéis leído vosotras muuuuuuuucho más que yo! Y puede que cojas y me digas, "No sabes nada, Leara Nieve" xD Pero yo con los que me he topado de ellas, siempre ha sido esos hombres dulces que dices... sí, tienen un polvazo, pero además serían los perfectos papis de mis hijos <3

      Eliminar
  13. Jajajajaa, jamás te diría eso!
    Ambas autoras tienen de todo, nombraba Elle a Simon Hunt y quizás junto a Mathew sean los hombres más "suaves" de Kleypas. Después tenemos a Derek Cravens, Sebastián, Marcus y tantos otros que son de los fuertes, de los de amores profundos y pasionales. Y si, de escenas de celos jiji.
    Me gustan ambos, pero me gustan más los segundos, literariamente hablando claro.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me entendáis mal! Yo tengo una personalidad fuerte, MUY FUERTE! Y me gusta y necesito a mi lado un hombre con la misma fuerza y que, además, sea lo suficientemente inteligente como para saber manejarme y aplacarme cuando sea necesario xD

      Lo que no me gusta nada es esa relación de control-cesión que hay en muchas novelas hoy día :( A mí me gusta que la tía tenga dos pares de ovarios!!! Ay!!! Después de ver Vikings ayer me acordé de una novela romántica de Vikingos que leí, en el que él (vikingo) la rapta a ella y el padre se la regala de esclava y al final se enamoran!!! La quiero releer *___*

      Eliminar
  14. Hola linda!
    La verdad es que yo LOS ODIO!!! Tanto, que ese boom y mi preocupación por las chicas me hizo hacer un post sobre violencia hacia la mujer en mi blog. Es que no es solo que sea un boom, es la idea detrás de ella. Es el que se vea como ideal romático una relaciópn en desigualdad de poder, violenta y cargada de sexo. Porque parece que más que escribir una historia de amor, varias de estas autoras (Eso es lo peor, que muchas son mujeres) lo que hacen escribir porno. Osea, una historia que gira tanto alrededor del sexo, que no piensa en lo que está presentando.
    Pues eso, que prefieron con muuuuuuucho a los compañeros, totalmente.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required