Buscaré el océano de Carrie Ryan

Lo que más me ha sorprendido de este libro han sido todas las buenas reseñas que he leído después de leerlo. No es ningún secreto que soy una empanada de la vida y últimamente estoy muy out en cuanto a novedades. Buscaré el océano me llegó de manos de manos de una buena amiga y, cual mosca descerebrada, me lancé de cabeza a esa preciosa portada. 

Mary es una chica fuerte, inteligente e independiente que, para variar, vive en su pequeña aldea distópica rodeada por una valla que mantiene alejados a los Condenados coffcoffZOMBIEScoffcoff. Y bueno, eso de alejados es un decir, claro, porque curiosamente, no han tenido muchos problemas hasta que todo se vuelve en contra de Mary y su madre se lanza a los Condenados por haber perdido a su marido. Y, a partir de ahí, empieza la tragedia. Mary, sola y repudiada por su hermano mayor, tiene que irse a vivir con las monjitas de La Hermandad, sádicas, cabronas y con secretos ocultos que no tienen pinta de revelar. Un ataque a toda la aldea obligará a Mary, hermano capullo, amiga envidiosa, niñito huérfano, perro y chicos para el triángulo amoroso, huir por los caminos de los Guardianes en busca del esperado Océano de Mary. 

¿Qué puedo decir de este libro que no hayáis podido deducir ya del tono con el que he hecho la sinopsis del libro? Cuando leí la sinopsis real, quizás más atractiva que la mía, pero ni de broma tan divertida, esperaba un libro bastante mejor del libro con el que me he topado. No sé si es que ya estoy hastiada de las distopías zombiyescas juveniles que todas me parecen iguales o es que verdaderamente este libro y yo no congeniaríamos ni aunque fuera la primera distopía que leyera. Lo único que sé es que cuando lo cerré, acabé con una desazón horrible que me hacía preguntarme: «¿para esto he perdido tantas horas de lectura?»

¿Qué? ¿Que qué es exactamente lo que no me ha gustado? Bueno, para empezar, aunque el ritmo es bueno, eso tengo que concedérselo a la autora, la historia tarda muchísimo en arrancar. Durante las más de trescientas páginas es como si siempre esperaras el gran apoteosis, como si la historia te estuviera conduciendo a la parte buena de verdad, como si te dijera: «tranquila, toda esta introducción taaaaaaaan larga va a merecer la pena». Pero no, lamentablemente nunca llega esa explosión contrarreloj que te hace meterte en un libro y disfrutarlo. Eso fue lo primero que me decepcionó. Lo segundo: los personajes. Odié a Mary. La odié con todas mis fuerzas. Es el prototipo de heroína juvenil a la que le agregas el egoísmo, la cabezonería y una imprudencia que pondrá en peligro no sólo a ella sino a el resto de los personajes con los que más te has encariñado. El triángulo amoroso entre Mary y los hermanos es un by the face en toda regla, con lo que yo lo odio. No te explican de dónde nace esa atracción, esa necesidad de los unos por los otros. Nada. Por arte y gracia del cielo, esos dos tiarrones perfectos a su manera y a los que llegas a querer y despreciar por su debilidad estúpida, están coladísimos por Mary sin una explicación, sin un camino para el lector, sin... nada. Y yo soy de las que prefieren recorrer ese camino con los personajes. Manías mías. 

Sin embargo, también digo que sí que hay bloggers que han disfrutado de este libro, así que tampoco pretendo ser la panacea en esto. Yo, lamentándolo mucho, dudo que siga con esta trilogía y menos después de leer el argumento de los siguientes libros y saber que la historia no sigue donde acaba la de este libro. Porque menudo final más rabioso... pero, eso es otra historia y deberá ser contada en otro momento. 



LO MEJOR: El nombre "El Bosque de Manos y Dientes". No lo sé, tiene un algo que me gusta mucho cómo suena. 
LO PEOR: Mary. Mary. Mary. La odié. 

Título: Buscaré el Océano
Título Original: The Forest of Hands and Teeth 
Autora: Carrie Ryan 
Editorial: Montena 
Precio: 16.95€ 
Género: Juvenil 


Mi primer disfraz literario...

El sábado tengo una fiesta de disfraces en el bar de una amiga :D Y he decidido ir de un personaje literario... aunque nadie sepa de quién voy y todos vayan de carnavales. Yo a mi rollo 

¿QUIÉN SOY? 

Concurso «Mi último Reino»

Hola chicos :) 

¿Qué tal os fue el finde? El mío movido, por lo que no pude terminar ni la mitad de la mitad de lo que tenía planeado, pero bueno. Desde hace unos días llevo pensando cómo compensar esa ausencia —indiscriminada, indebida e indecente, todo hay que decirlo— y como sé cuánto gustan las cosas gratis (porque yo soy la primera que acude a ellas como un mosquito a una luz brillante), voy a organizar un concursito. He mirado en mi propia estantería, así que disculpad que no sea una ultramegaúltima novedad. Aún así el libro pinta muy muy bien :D 


El concurso será rapidito. Para no agobiar ni cansar ni... blablabla

OBLIGATORIO  

—Ser seguidor del blog.
—Comentar esta entrada respondiendo a la pregunta: "Si crearais un reino... ¿cómo sería?". La respuesta que me parezca más molona, original, graciosa y cachipiruli se lleva un ejemplar de La última princesa de Galaxy Craze. 
—El concurso empieza hoy 21 de enero y acabará el 4 de febrero a medianoche. Hora peninsular. 
Concurso nacional. Si tenéis alguien que viva en España y os lo quiera hacer llegar, por mí no hay problema.



Y bueno, la difusión no es obligatoria, pero sí de agradecer :D Animaos y hacedme pasar un buen rato con vuestras respuestas.

Un beso literarios

Buen finde :)

Es sábado y aquí estoy planeando una nueva sección para el blog. Hace unos días dije que estaba reinventándome y, mucho me temo, eso pasa por volver a mis orígenes más primarios. Aún tengo que darle unas cuantas pensadas más. Así que aprovecho para desearos un buen finde y que os cunda mucho, que el lunes está más cerca de lo que creéis >.< 


The Duff de Kody Keplinger

Bianca es una chica diferente. No le importan los chicos, no le gusta arreglarse para salir los viernes por la noche y, mientras sus amigas no paran de dar botes en la pista atrayendo las miradas de los chicos, ella se queda en la barra bebiendo una coca-cola de cereza tras otra y rezando porque las horas pasen rápido y pueda volver a casa sana y salva. Y no tenía ninguna queja de su vida, hasta ahora. Hasta que una de esas noches tan aburridas en la discoteca se le acerca Wesley, el guaperas del instituto y le hace ver, con demasiado poco tanto, que ella es The Duff. Vamos, la amiga fea a la que se acercan los chicos para ganar puntos a los ojos de las guapas. 

Desde ese preciso instante la vida de Bianca empieza a desmoronarse, lenta pero inexorablemente. La ausencia de su madre, el posterior divorcio de sus padres, los problemas en casa... y lo más curioso de todo, el único ancla que tiene Bianca para no volverse loca y perder el rumbo, es Wesley. Sí, el mismo Wesley que la llama Duffy cada vez que la ve. El mismo que se acuesta con todas las chicas del instituto y al que ella odia. El único que es capaz de hacerle olvidar todos sus problemas mientras se acuestan. 

Admito y requeteadmito que me lancé a leer este libro después de la estupendísima reseña que hizo Ligeia en su blog. El patito feo que consigue ligarse al quatterback del instituto y que además habla de SEXO. Wesley no jugaba al fútbol americano, pero para el caso era lo mismo. Quería conocer a Bianca, saber su historia, sufrir con ella y saber cómo narices la autora iba a conseguir un final feliz sin caer en los clichés facilones o la inverosimilitud que tan cómodamente encontramos en este tipo de historias. Y lo he encontrado señoras y señores. Keplinger ha conseguido darme una historia ágil, fácil y REAL que me tuvo un día entero enganchada a sus páginas hasta que acabé. La historia de Bianca es la mía quitando el hecho de que el sexo en mi colegio de monjas era prácticamente imposible, la de tantas otras. Es la historia de que la personalidad vence al físico, algo que nos gusta repetirnos y usar como mantra y consuelo. 

He caído rendida a todos y cada uno de los personajes de esta novela. Definidos, vivos, reales y atractivos. Bianca es cínica, divertida e inteligente. Es una chica que siente con una intensidad abrumadora, que ama hasta los límites aunque ella no lo sepa, que sufre cosas que ninguna chica de su edad debería. Wesley es todo lo contrario. Es un niño rico, guapo, juerguista y todo un womanizer de los pies a la cabeza. Pero eso es todo fachada. La relación que va forjándose entre ellos es preciosa. Cómo comienza siendo una necesidad y una escapatoria, algo que algunos puedan ver sucio o inapropiado, y acaba floreciendo en algo mucho más profundo. ¡Porque es sexo es algo normal! Algo que está presente en la vida diaria. Aplaudo de todo corazón cómo se trata en esta novela. 

«The Duff es una historia cruda, real y llena de esperanza. Cuando la acabéis querréis conocer a Bianca y encontrar un Wesley para uso y disfrute personal de cada una. Esta novela merece una oportunidad en vuestras bibliotecas»


LO MEJOR: La personalidad de Bianca y el desarrollo final de Wesley. 
LO PEOR: Que ninguna editorial haya decidido traerla a España. Lo siento :( 

This hunger still unsatisfied...

Hoy, mientras lo dedico a hacer varias cositas que tengo entre manos, os dejo con la canción que me tiene obsesionada y encantada a partes iguales estos días. Es la que estoy utilizando para escribir el capítulo con el que estoy y es que siempre que le escucho, Marco me transporta a un mundo de éxtasis auditivo y deseo nirvanístico. 




End of an Era, en mi opinión, es uno de los mejores conciertos que han habido y habrá nunca. Lo que daría por haber estado ahí... 

PD: Creo que voy a tener que ir buscándole un nombre a esta sección y un loguito. 

Trono de Cristal de Sarah J.Maas

La primera vez que oí hablar de este libro fue, casi de casualidad, gracias al blog de The Story Siren. Lo que me atrajo desde el principio, además del hecho de que la protagonista fuera una asesina (woooow), fue que la autora había empezado como escritora de fanfictions (ejem ejem) justo como una servidora hizo. Y sí, soy una facilona. Me ponían esa portada con una tía buena, un argumento al más puro estilo «girl power» y... voilà, ya me tenían en el bote. 

Celaena Sardothien no es sólo una asesina de 18 años. Es LA asesina. El hombre del saco, la sombra a la que temen todos, el nombre que ya casi no se atreven a pronunciar. Al menos esto era así hasta que alguien cercano a ella la traicionó y la apresaron. Después de casi un año de trabajos forzados en una cárcel-mina en la que la media de tiempo de un preso allí no llega a los dos meses, recibe la más inesperadas de las visitas. El Príncipe Dorian, hijo y heredero del mismo monstruo que la mandó allí, ha llegado para proponerle un trato: si ella acepta ser su campeona en un juego macabro que ha organizado el rey y gana, tras cuatro años al servicio del monarca como su asesina personal obtendrá aquello que más anhela: su libertad

Mentiría si no dijera que este libro no era todo lo que esperaba de él e incluso, quizás, un poco más. Si el entretenimiento siguiera una receta, contaría con todos los ingredientes de Trono de Cristal: buenos personajes principales, un triángulo amoroso con dos chicos guapos, un malo tocapelotas que va descuartizando asesinos por los pasillos del castillo y el toque de fantasía que hace que los fantasmas del pasado se levanten y ayuden a sobrevivir a nuestra protagonista. Celaena es una chica de carácter. Es fuerte. Descarada. Es la clase de chica que querríamos ser o que al menos, nos gustaría tener como amiga. La trama está muy bien llevada y, aunque en realidad pasa menos de lo que el grosor del libro te llevaría a pensar, el ritmo no decae en ningún momento y las páginas se beben como si estuvieras sediento. Además Maas juega con el triángulo Príncipe-Asesina-Capitán de la Guardia, sin llegar a mojarse por ninguno, haciendo que te encariñes de todos ellos... sufriendo al saber que a alguno se le romperá el corazón. También me gustaría resaltar el personaje de Nehemia, la princesa del próximo reino conquistado por el rey y que mostrará más valor que cualquier hombre con una espada.

Lo único que me ha chirriado de la historia y aunque parezca contradictorio es precisamente esa personalidad de heroína de YA de Celaena. Jovial, fiel, sincera, fuerte... pura. Muchos adjetivos que no esperarías asociar a una temible asesina. Una cría que ha sido criada desde los 5 años para matar de mil y una formas, que lo ha hecho, que se ha labrado un nombre que da miedo pronunciar... Debería ser más egoísta, peligrosa, dañada. Debería querer escapar de ese rey que le ha arruinado la vida, asesinarlo, destrozarlo y liberar a esos oprimidos por los que tanto se preocupa. No veo normal que sólo de verlo se muera de miedo

«Un aplaudo a Sarah J. Maas por este debut donde princesas y asesinas son la clave para acabar con un rey déspota y una maldad sin límites. En un reino donde nada es lo que parece y donde la magia parece estar despertando de nuevo, cada página será un paso más que te acerque a resolver el misterio... ¿o no?» 

Yo por mi parte voy a esperar con ganas la segunda parte.


LO MEJOR: Nehemia. ¿Qué puedo decir? Sin ser la protagonista, es un personaje que espero que evolucione y adquiera mucha más importancia en el futuro. 
LO PEOR: La portada y ese intento de suavizar a la protagonista que ha hecho la autora. 

Autora: Sarah J. Maas
Editorial: Alfaguara
Precio: 16,95
Páginas: 525

Cadena de Favores — A repartir felicidad

No me apaleéis. Sé que ya me estoy columpiando un poco con el tema reseñas y prometo que en breve os traeré mi reseña de Trono de Cristal, pero hoy os voy a dejar con una iniciativa que se ha empezado en facebook y que me ha enamorado. Os copio la explicación que tendréis que poner en el muro si queréis participar ♥

Tengamos un 2013 creativo, y empecemos con una bonita y original "cadena de favores". A las primeras cinco personas que comenten este estado las obsequiaré, en algún momento de este año, con un regalo; tal vez un libro, algún postre, música, una carta... una sorpresa. Sin fecha, cuando me sienta inspirado. El juego es el siguiente: esas cinco personas que sean las primeras en comentar también tendrán que hacer lo mismo en sus propios muros de Facebook copiando este mensaje y repartiendo más regalos.
¿Hasta dónde podremos llegar?
¡Empecemos! :)

Os animo a todos a que participéis y llevéis esta iniciativa tan deliciosa a todas partes del globo. Es mundo está bastante mal y son las cosas como esta las que muchas veces nos recuerdan que todavía hay cosas que merecen la pena. 

Yo ya soy un eslaboncito más en la cadena y a lo largo de este año mis queriditas (y queridito!) Kerrie, Sandra, Garazi, Dani, Natalia y Elena van a recibir cositas que espero que les guste.  

¿OS animáis? Me haríais muy feliz :D 

De Felaciones Pro-Censura y otras historias de terror

fedupSinceramente, puede que muchos de vosotros crean que exagero con el tema, que me lo haya tomado todo demasiado a pecho cuando en realidad «ni me va ni me viene el asunto». Es verdad. No es voy a quitar la razón, faltaría más. Pero este caso ha sido uno de esos que se me meten bajo la piel y me hacen verlo todo rojo. No creo que tenga nada que ver con el haber estudiado Periodismo, es algo más antiguo e innato en mí. La censura es algo que me repele y la hipocresía algo que me repugna.

Me parece que a nadie le va a pillar de sorpresa esto que voy a decir, pero el mundo de la literatura, como cualquier mundillo, está lleno de voces sedosas, oídos regalados y flacos favores para aquellos dispuestos a escucharlos y, peor aún, demandarlos. Parece que nos dedicamos a esto simplemente por el hambre de nuestros egos que necesitamos saciar a toda costa. Somos escritores, por el amor de Dios. Una profesión que desde siempre ha estado llena de penurias, desprestigio y pobreza. ESCRITORES en un país que NO nos va a hacer ricos. Escritores que, en el momento en el que perdemos de vista la verdadera razón que nos hace dedicarnos a esto (y la última vez que lo miré era por el regocijo de que los demás leyeran eso que llevamos dentro) lo hemos perdido todo. Absolutamente todo.

Y diréis, ¿a qué viene toda esta retahíla que nos está soltando ésta?

Hoy he tenido un pequeño encontronazo con un ego que no conocía y una actitud que no comparto nunca-jamais-never. Todo ha empezado por un comentario «desafortunado» de un lector en la fanpage pública y a la vista de todos de un libro en facebook. El comentario no sólo ha sido censurado y borrado poco después, sino que antes el autor se encargó de contestarle ridiculizando y mandándole a leer cosas menos «literarias», como él ha dicho, como 50 Sombras de Grey. Porque se ve que vender cientos de miles de copias alrededor con un libro erótico es algo que escuece a los puretas de las letras que se matarían por vender una décima parte de lo que ha vendido esta buena mujer. Total que después de hacer una captura de pantalla, publicarla en su muro personal y el típico mensajito de «Cómo ha osado venir a decirme eso a mí»... se ha montado un pifostio de padre y muy señor mío. ¿El resultado? Han salido muchos lamesuelas que se han subido al carro de la censura y el horror, pero también muchos otros que han alzado la voz para decir la equivocación que acababa de hacer. Entre ellas yo y me he ganado un muy honroso bloqueo en facebook por decirle que la próxima vez ponga en una página repito PÚBLICA de facebook que se reserva el derecho de admisión y de borrar y censurar cualquier comentario que no alabe su obra o no coincida con su forma de pensar.

¿Pero hasta dónde narices vamos a llegar? 

Yo soy escritora, lectora, reseñadora y amiga. He recibido malas críticas, como todos, y en ningún momento se me ha pasado por la cabeza borrar un solo comentario ni mucho menos atacar a quien lo haya hecho. Nos quejamos a diario de lo que está haciendo este país con nosotros. Que si el gobierno controla los medios, que si para la verdad más cruda sólo podemos fiarnos de los independientes de Internet sin nómina ni necesidad de rendir cuentas a nadie... y ¿nosotros hacemos lo mismo a la mínima de cambio? ¿Estamos locos o qué? Pues lo siento mucho, pero no, no puede ser así.

Vuelto a repetir que «Estoy harta de las felaciones y bajada de bragas figuradas que tan de moda están en el mundillo de la literatura»

¿Cuántas veces nos hemos gastado pasta en un libro que las reseñas lo ponían por las nubes y al terminar teníamos un cabreo inmenso por ser de lo peor que habías leído hasta el momento? ¿Tan poco  aguantaríamos una mala crítica? ¿Merece eso la enemistad y que se nos ridiculice en publico? ¡No! Claramente no. ¿Tan dañino es para nuestros egos que nos digan que no les gusta lo que escribimos? No puedo con la falsedad. Lo siento. Estoy muy cansada desde hace tiempo y lo de hoy sólo ha sido la gota que colmaba el vaso.

Si recibes una mala crítica, apechugas, te la tragas, coges lo bueno y lo utilizas para mejorar la próxima vez. La lees con rabia si quieres, pero la clase de rabia que te hace pensar «la próxima vez vas a comerte tus palabras, cabrón, porque vas a querer darme 20 hijos después de leerme». Sólo así. Las adulaciones vacías por amiguismo y conveniencia no le hacen bien a nadie. Ni al escritor ni al proyecto de escritor que suele prodigarlas. Esto es una carrera de fondo en el que te vas a encontrar muchas zancadillas y escupitajos en la cara, si no sabes aceptarlos y usarlos en tu beneficio, no está hecho para ti. Los lectores que se gastan DINERO en tu libro son los que te dan de comer. Callarles y borrar su opinión suele tener un efecto rebote nada recomendable.

Puede que esté equivocada y sólo haya dicho chorradas. Sois libres de decirme lo que queráis en un comentario. Tranquilos, no pienso borrar ni uno. Y si duele, que duela. Yo estoy harta ya. 

He dicho.

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required