El asombroso Mauricio y sus roedores sabios - Pratchett me ha vuelto aenamorar

Siempre que paso por alguna sequía, acudo a un profesional. Todos sabéis de mi fascinación por el señor Pratchett y es que es el único que nunca, jamás, me defrauda. 


El asombroso Mauricio y sus roedores sabios
Terry Pratchett - Plaza & Janés - 295 págs. 
Un gato algo mafioso, un grupo de ratas instruidas y un joven flautista cargado de buena fe protagonizan esta historia universal con un nuevo giro que divertirá a los más jóvenes y conquistará con su inteligencia y su irreverencia a los adultos.
Merodear en los desperdicios de una universidad de magia puede tener consecuencias inesperadas. Sobre todo si eres una rata que devora viejos libros de hechizos y restos de pócimas. Pueden pasar cosas raras, como que esa rata y sus compañeras aprendan a hablar y, algo mucho peor, a pensar. Eso es algo difícil de digerir, sobre todo para Mauricio, el gato que solía perseguir a esas ratas, aunque él, que se precia de no comer porquerías, también haya aprendido a hablar. Mauricio sabe que hay que adaptarse a los nuevos tiempos y sacar partido. En cuanto tropieza con un muchachito ingenuo que sabe tocar la flauta, comprende que sus días de pobreza han terminado. La suerte sonríe a la banda: recorren los pueblos y las ciudades desplumando a sus habitantes que, aterrorizados ante la inesperada plaga de ratas, pagan gustosos los servicios del joven para que las ahuyente con la flauta. Todo va de perlas, hasta que las ratas empiezan a dudar que todo eso sea moralmente ético.

Mauricio no es un gato corriente, aunque tampoco es que lo sean sus acompañantes. Recorrer todo el Disco en compañía de un humano con cara de tonto al que sólo le interesa tocar la flauta y más de un centenar de ratas parlanchinas y súper inteligentes, sólo puede llevarte a una cosa... usarlos para ganar una pasta gansa a su costa. Y es que todo el mundo sabe lo crédulos que son los que andan a dos patas y cuánto les gusta un buen cuento que poder contar a sus nietos. Si lo único que hace falta para que te den unas monedas es montar un buen espectáculo... ¡allá vamos! 

Aunque la novela esté ambientada en el Mundodisco, es un poco más peculiar de lo que pueda parecer a simple vista. Mauricio y sus roedores sabios es una novela juvenil llena de tópicos a los que Pratchett les da la vuelta con la maestría que le caracteriza. Lo mejor, sin duda, las personalidades de las distintas ratitas que forman el Clan. Después de una vida alimentándose de los deshechos de la Universidad Invisible, una colonia de Transformadas empezaron a hablar y a... pensar. Esto, inevitablemente, les hizo empezar a preguntarse por cosas que no deberían preguntarse unas ratas.

¿Qué hay más allá de la oscuridad? 
¿Qué ocultan las sombras? 
¿Existe la Rata de los Huesos? Iiiiik 

Siempre es maravilloso ver cómo Pratchett es capaz de reducir conceptos tan complicados como el archiconocido mito de la caverna a un cuento con ratas parlanchinas que saben bailar claqué. Y aunque es complicado ubicarse al principio, hacia el final del libro ya amas con toda tu alma a Sardinas, Peligro Alubias, Melocotones y Jamoncocido. Como la mayoría de los personajes Pratchianos, Mauricio acaba siendo un héroe muy a su pesar. Porque, pese a ser un gato y saber que el mundo está a tu entera disposición, algo muy dentro de nosotros siempre nos obliga a hacer el bien.

Puede que este no sea un libro sobre la guardia, pero está a la altura. Escenas que te hacen pensar; diálogos que te obligan a dejar de leer, respirar hondo y leerlo un par de veces más; personajes que te enamoran como Sardinas, una rata amante del espectáculo que lleva sombrero y baila claqué; Malicia, esa niña con la que todas nos identificaremos porque es incapaz de discernir fantasía de realidad y espera que todos sus pasos la lleven al gran cuento de su vida...

En resumidas cuentas, El asombroso Mauricio y sus roedores sabios es una gran cuento, dentro de otro cuento, dentro de un cuento más, renegando de todos ellos. Ágil, graciosa y llena de esa chispa made in Pratchett que convierte una simple historia de gatos y ratas que hablan en una moraleja gigantesca de casi trescientas páginas. 


4 comentarios

  1. Dios cuando leere algo de este autor!! y por aqui no se consigue! tocará en inglés

    ResponderEliminar
  2. Hola! Soy Pablo, redactor del blog Libros Lectureka!
    He descubierto este blog en el directorio de blogs literarios, y la verdad es que lo encuentro muy interesante.
    ¿Te gusta escribir? En ese caso me preguntaba si te interesaría participar en el proyecto de los relatos encadenados de Lectureka INK.
    Abajo dejo el enlace. ¡Mucha suerte y perdón por el spam!
    http://libroslectureka.blogspot.com.es/p/lectureka-ink.html

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Acabo de ver tu blog y me quedo por aquí, ya tienes nueva seguidora!
    Me apunto el libro
    Un saludo;)

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required