¿Necesitas ponerle cara a tus personajes?

El otro día me lancé a preguntar en Facebook si, cuando escribís una novela, necesitáis ponerle cara a vuestros personajes. Desde que el mundo es mundo o, mejor dicho, desde que tuve edad suficiente para empezar a escribir mis historias he sentido ese impulso, ahora natural, de ponerle cara a mis personajes. 

Ni siquiera esbozo la historia con todo detalle, sólo a grandes rasgos. Qué, quién y por qué. Y entonces empieza la ardua tarea de buscar una cara. Hasta que no la encuentre, Cassie, Magnus, Grimm, Samuel, Caitlin o el millón de personajes que tengo en el cajón esperando que cuente su historia son solo una idea difusa en mi mente. Este debe ser rubio, ella debe tener los ojos verdes, esta otra es latina y el otro de allí tiene más de cuarenta años. 

Ahora, gracias a Pinterest, la tarea se ha vuelto infinitamente más fácil. ¿Sabéis lo coñazo que era antes con las páginas rudimentarias de Internet? Recuerdo que tenía una muy cutre, pero muy completa, con actores y actrices menores de 18 años. Era la leche. Y si lo vierais... tengo libretas y/o archivadores para cada una de mis historias. Imprimo sus fotos, las pego, creo la ficha... (ojos, pelo, familiares, altura, peso, rasgos característicos, historia, personalidad, sueños, anhelos...). Necesito saberlo todo de cada uno de ellos. Aunque luego puede que no utilice ni la mitad de la información. Pero... ¿cuántas veces le habéis cambiado el color de ojos a alguno de vuestros personajes? Sí, ¿verdad? You know what I mean, darlings

También veo como muchas compañeras escritoras publican fanarts de sus personajes. ¡Y me encanta! Esa necesidad de poner cara a los protagonistas y compañeros no se extiende sólo a los propios, sino a lo de cualquier cosa que leo. 

Sin embargo, también me he topado con gente que reniega de esta práctica. Gente que dice odiar que las autoras y lectoras hagan fanarts porque así rompen un poco la magia que ellos mismos se habían creado. Y claro, me parece fascinante ese contraste entre quienes lo amamos y quienes lo odian. Porque, poniéndome en su lugar pienso: ¿Qué pasa si la cara que imagina el autor no se corresponde con la imagen mental que te habías hecho tú del personaje? ¿Influye de alguna forma en su lectura?

Y claro, eso me lleva a otra reflexión. ¿Pasa lo mismo cuando hacen una película del libro? Porque vamos... no sé si habéis leído Yo antes de ti, una auténtica maravilla que pienso reseñar muy pronto, pero mucho van a tener que caracterizar a Daenerys para que se parezca a la Bridget Jones de 20 años que yo imaginaba mientras leía el libro. 

¿Vosotros qué opináis? ¿Cara sí o cara no? ¿Por qué? Me encantaría saber vuestra opinión.  



13 comentarios

  1. Yo que debo de ser bastante raruno paso del tema. Normalmente, cuando escribo, directamente no suelo tener una imagen definida de la cara de mis personajes, muchas veces ni siquiera defino su color de pelo o de ojos; son un poco formas sin cara (no siempre, pero a menudo). Y a veces cuando leo también hago lo mismo, por mucho que el escritor se esmere en describir a su personaje, no me paro a hacerme una imagen en la cabeza. Sí que cuando hay adaptación de la novela y la he visto, al leer me viene la cara del actor inevitablemente, pero solo en esos casos. En definitiva, que me da bastante igual el tema poner o no poner cara a los personajes, pero eso sí, lo de molestarse porque alguien te haga un fanart me parece ya demasiado :P

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Realmente, yo no suelo ponerles cara con ningún famoso o humano que se asemeje... Los moldeo en mi cabeza y me los imagino como pueda; aun así sé que, si lo lee otra persona, se puede imaginar a otra persona completamente diferente que como lo veo yo.
    Te sigo.
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  3. A mí, personalmente, me gusta tener una idea, aunque sea ligera (aunque solo sea un rasgo que lo caracterice y diferencie de los demás), de cómo debo imaginarme a los personajes. Y en mi faceta de escritora me gusta tener definidos a los personajes físicamente; altura y constitución, color de pelo y ojos me parecen imprescindibles, luego si eso... pues les añado más detalles. Aunque no los pienso fijándome en una persona, un famoso por ejemplo, más bien lo contrario. Me fijo en las caras de la gente por la calle y... boom, resulta que son la representación perfecta de tal o cual personaje. Y más de una vez me he sentido tentada de pedirles que me dejen hacerles una foto pero... weird.

    Sin embargo, haya en los tiempos mozos, en fanfiction, todas las historias tenían una imagen de propaganda con muchos actores jovenzanos. Y lo reconozco, yo no era menos. Es más, aún guardo los cutre-montajes que hice para varias.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. La verdad no suelo tomarle mucha importancia. Si el autor detalla mucho pues sí, me hago una imagen a grandes rasgos, pero si no detalla nada nadita tampoco me molesta, yo sigo leyendo tan traquila... Lo mismo para los propios, al principio también buscaba hasta el actor ideal pero lo cierto es que difícilmente lo encuentras, y siento que atribuirle a alguien me limita mucho. Ahorita ya cuando escribo hasta nombres provisionales uso, para no retrasarme, y el físico, depende. Por ejemplo, sí pongo mucha atención en cicatrices, marcas... elementos especiales que sean realmente importantes en mi personaje, pero fuera de eso les puedo cambiar la nacionalidad y el color de todo hasta cinco veces en un día, jájaja.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Yo no escribo así que no puedo opinar demasiado jajaja, pero sí te digo que cuando leo pienso en semejanzas con famosos XD. Besitos!

    ResponderEliminar
  6. No me considero escritora porque nunca he terminado una historia, pero cada vez que empiezo una nueva necesito ponerle cara a todos mis personajes, así que te entiendo 100%

    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Siempre. Siempre elijo a mis personajes y busco distintas fotografías suyas. Incluso me hago fondos de pantalla con los protas para no perderlos de vista e inspirarme al escribir!

    Y me gusta cuando las autoras me los dan a conocer, aunque después dada mi desbordante imaginación yo acabe poniéndole otros rostros! Eso es lo bonito también.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Sí, obviamente! Soy un poco, cómo decirlo, obsesa del control y la perfección y necesito saber que cara tienen mis personajes; tal vez sea cosa de que cuando empece en este mundillo escribía fanfic. Después deje ese mundo un poco apartado y entre de lleno en el mundo del rol por escrito (es un mundo amplio y que casi siempre se juega con las imágenes de los actores/actrices/modelos/cantantes que más te guste) así que digamos que más necesidad tuve de ponerle cara a mis personajes y saberlo todo de ellos.
    Así que te entiendo a la perfección ^^

    ResponderEliminar
  9. No soy de buscar actores súper guapos para darle una cara al personaje porque yo ya le he dado una. Aunque sí ha ocurrido que me encuentro a personas bastante parecidas a cómo yo he imaginado los personajes físicamente, sean personajes que yo he creado o personajes de novelas que he leído.

    Como práctica me parece que límita un poco la capacidad imaginativa del lector (esto es sólo una percepción mía) porque ha habido veces, sobre todo en Wattpad, que leyendo la descripción de un personaje me lo imagino a mi manera, pero luego, y la mayoría de las veces por error, termino viendo el casting listado o la foto que acompaña cada capítulo y ahí se me muere la ilusión xD

    Lo de los fanarst me parece súper genial, es ver cómo imaginan los lectores a los personajes y eso es bastante genial. De hecho, es la razón por la que no me gusta que digan qué tal o tal actor o modelo es el personaje. Es interesante ver la percepción de las personas y su capacidad para imaginar, no creo que eso deba limitarse colocando una foto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo olvidaba! Cuando los fanarts son de la propia escritora... bueno, ¿no es lo mismo que cuando comparte una foto de un actor o modelo? Así que no creo que sea fanarts estrictamente hablando.

      Eliminar
  10. No estoy de acuerdo.
    Sabes lo que sucede? Cuando uno le pone cara a un personaje llega el favoritismo de la gente. "No me gusta el actor de Pepe, pero si el de Juan. Ahora me gusta mas Juan". Desde que salieron esos conflictos en mis novelas decidí abandonar la elección del casting para mis personajes. Que viva la imaginación.

    ResponderEliminar
  11. Algo tarde, pero aprovechando. Como escritor novel y dibujante la respuesta es obvia, aunque raramente me baso en personajes conocidos y el rostro sólo surge luego de mucho escribir. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¿Y si yo te digo que depende de la historia? Con Ne obliviscaris y Tormenta de verano no me hizo falta cara ninguna; pero como Carlos, Paula y compañía tenía espíritu de comedia romántica y era muy cinematográfica, hacer el casting me vino de perlas.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de decir y opinar lo que gustes, siempre desde el respeto.
Nada de SPAM, por favor.
Para consultar personales, escríbeme a correo: beliterature@gmail.com

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required