Las 5 peores parejas románticas de la literatura [con Gifs]

peores-parejas


Tenía pensado guardarme este post para San Valentín. En un día en el que toda la blogoesfera iba a estar plagada de amor, corazoncitos y plus para el salón, pretendía venir yo con la nota discordante presentando a las que, a mi parecer, son las parejas más tóxicas que he tenido el honroso honor de leer. Pero al final vi más importante avisar de mi regalo de San Valentín a mis lectores en forma de novella y relato. 

De vez en cuando me gusta crear un poco de polémica sana que dé lugar a una buena y larga conversación. Y es que este Unpopular Opinion era algo que me moría por escribir. 

Así que no me enrollo más y me pongo al lío. 

*Antes de que empecéis a apedrearme sin ni siquiera haber leído el post, esta es mi opinión. Los comentarios están para que, desde el respeto, me dejes la tuya. Me encantará leerte ;) 

1. Bella Swan y Edward Cullen

No ha sido nada difícil elegir la pareja que encabezaría este ranking. Leí la saga cuando la publicaron y no existía ese boom crepusculiano que sigue existiendo hoy y ya desde entonces sabía que algo no marchaba nada bien. Hay tantísimas pistas en los libros que nos chivan lo tóxica que es la relación Bella/Edward que lo que de verdad me sorprende es que haya tenido tantísimo éxito. 

Ella es dependiente y él un controlador compulsivo. La observa dormida cada noche, le estropea a propósito el coche para que no haga según qué cosas... ella se pasa meses rumiando que sin él (un tipo que conoce desde hace sólo meses) su vida no tiene sentido... en fin. 

Saqué una importante moraleja de Crepúsculo y es que, ser guapo te da derecho a hacer lo que te dé la gana. 



2. Heathcliff y Catherine 

Lo bueno de estos dos es que, al contrario que la señora Meyer que vendió su historia como un amor al que aspirar, Emily Brontë sabía lo que hacía y era muy consciente de lo que escribía y por qué. 

Así que no os dejéis engañar, por mucho que Bella adorara la relación de Heathcliff y Catherine, la suya es una historia de amor tóxico que lo único que busca es la destrucción y el dolor del ser amado. Recuerdo que, ilusa de mí, cuando leí Cumbres Borrascosas me pasé el 80% del libro esperando ver esa chispa de humanidad en Heathcliff, algo que lo convirtiera en un héroe atormentado. Pero ese párrafo nunca llegó. 

Tanto Heathcliff como Catherine son horribles para sí mismos y para todos los que los rodean. Sólo en esa miseria encuentran una razón de ser. 


3. Romeo y Julieta 

Otros que tal bailan. ¡Qué pereza dan! Sí, a mí también me hablaron de Romeo y Julieta como la mayor historia de amor incomprendido que había dado la pluma de una escritor. Sighs. 

Los pobres Romeo y Julieta no eran más dos niños idiotas que ocasionaron: a) la muerte de muchos familiares y b) la muerte de ellos mismos. 


4. Christian Grey y Anastasia Steele 

Creo que mi Diosa interior está regocijándose y riendo mientras escribo esto. No quiero entrar a discutir si la historia está mal o bien escrita, me voy a centrar únicamente en lo tóxica que es la relación de los protagonistas. 

Los Bella y Edward sadomasoquistas (de hecho, si no lo sabéis, 50 Sombras de Grey era un fanfic de Crepúsculo) tienen defectos, muchísimos. De nuevo, Ella: tímida, sumisa (no sólo en la cama sino en todos los aspectos de su vida) y virgen (porque si no eres virgen debe ser que vales menos). Y Él: controlador, manipulador y bien jodido. Christian Grey utiliza el sadomasoquismo como escape a un fuerte trauma que tiene. Es decir, psicológicamente, no está sano. Y ahí, lectoras y lectores, es donde debemos empezar a alejarnos rápidamente. 

El sadomasoquismo, como cualquier práctica sexual, debe ser consensuado y sano. Si sientes placer al pegarme porque me parezco a tu madre, la que te apagaba cigarrillos en el brazo... ¡ERROOOOOR! 


5. Dakota Fanning y Haley Joel Osment 

No los de verdad, sino los personajes de la novela de Tao Lin, Richard Yates. Lo más escalofriante de la novela fue descubrir que se trataba de una novela biográfica de cómo conoció a la que hoy día es su mujer. 

Tao Lin (o su yo más joven) fue un auténtico cabrón. Se pasa todo el maldito libro describiendo cómo acosaba a la chica con la que estaba llamándola gorda y volviéndola bulímica. Fue un libro que leí y que me hizo odiar a la humanidad. En serio, no. Tolerancia 0 para esos personajes o personas reales. NI HABLAR. 



¿Cuál sería vuestro Top5 de las peores parejas literarias? 

Lecturas gratis para San Valentín

¿No te encanta el día de San Valentín? Porque a mí sí. Desde que hace años le escuché a mi peluquero decir que siempre era la historia del amor he intentado vivir mi día a día siguiendo ese motto. Pero es que llega San Valentín y yo me emociono toda. 

Además, esta tarde por fin bajo a Málaga a darle una sorpresa a mi abuelilla, que la pobre me echa de menos, así que aunque me vaya a pasar unas 6 horas encerradas en un autobús, merecerá y mucho la pena. 

Pero bueno, yo lo que vengo aquí es a dejaros el regalito de San Valentín que llevo varias semanas preparando. La mayoría de vosotros sabrá que el año pasado publiqué la primera parte de la saga de novelas cortas: Mutados. Una historia sobre adolescentes con poderes que tendrán que enfrentarse a una organización que está dándoles caza. Pues hoy ¡Y SOLO HOY! Podéis descargárosla de forma gratuita en Amazon



Bien, no contenta con eso para celebrar este maravilloso día os traigo Ensoñaciones, un relato de San Valentín Tessa/Jeung donde podréis descubrir cómo se conocieron y por qué Tessa pensaba que no era más que parte de su imaginación. Espero que lo disfrutéis y os guste, pero más espero que os animéis a dejarme un comentario en Amazon, Wattpad, en el post o que me respondáis al mail diciéndome qué os parece

(Jeung approves ;) 

En los zapatos de valeria de Elísabet Benavent


Tras el fenómeno en el que se ha convertido, hacía mucho tiempo que tenía ganas de leer algo de BetaCoqueta. No paraba de leer cosas buenas sobre ella, pero yo no terminaba de lanzarme a la piscina. Elegir lectura nunca es tarea fácil y más cuando tienes tus apetencias claras (quería algo romántico, ligero y divertido), pero después de un pequeño sondeo por las redes, decidí empezar por su primera novela, En los zapatos de Valeria.

Valeria es una mujer real, con sus enormes defectos y sus múltiples virtudes. Es escritora, ha triunfado con su primer libro y nunca en su vida había sido tan infeliz. Su marido, al que tanto adora desde hace años, apenas la mira. Ni que hablar ya del sexo. Pero su mundo, ese que parecía conocer, da un giro de 180 grados cuando conoce a Víctor, un Don Juan que parece dispuesto a enseñarle los placeres que parece haber olvidado. 

De primeras, la premisa no parece nueva. Chica incomprendida cuyo matrimonio parece ir de culo, cuesta abajo y sin frenos, no para de auto engañarse y de decirse que es feliz. Además, el cariño que le falta por un lado, lo tiene más que de sobra con las tres amigas tan geniales que tiene Valeria. De hecho, son mi favorito de la novela. Menos Nerea, a Nerea que la peten. Lola es la deslenguada del grupo que está metida en su propia relación tóxica con Sergio, su jefe. Carmen es un poco más tradicional, pero aún así está que bebe los vientos por Borja, un compañero que parece no hacerle demasiado caso. Y Nerea... Nerea es la sólo-me-importan-las-aparicias del grupo ¿y qué queréis que os diga? A mí este tipo de gente nunca me ha caído demasiado bien.

Volviendo a Valeria, su segura y monótona vida de estar en casa con bloqueo literario o salir a beber con las chicas, se ve alterada cuando Lola le presenta a Víctor un tío jodidamente sexy que hace que se le humedezcan las bragas sólo con mirarla. Desde ese momento, entre los dos se establece un tira y afloja de «te deseo demasiado, pero estoy casada y no puedo hacer absolutamente nada» que te volverán loca de impaciencia hasta el final del libro.

Si tengo que sacarle algún defecto a la novela es el flechazo tan instantáneo que tiene Víctor con Valeria y viceversa. Entiendo que el tío está más bueno que el pan y que, aunque tenemos decenas de descripciones de él y lo único que se describe de Valeria es que ya no se preocupa por su aspecto y va hecha unas pintas a la calle, ella también es bastante guapa, por lo que la atracción física es más que justificable. Pero es que desde el principio Víctor es un corderito que se ha enamorado de una chica en una discoteca. Una chica que además le deja bien claro que está casada. Bastante forzado para mi gusto.

Por todo lo demás, Benavent ofrece lo que promete: «una novela rápida de leer y fácil de disfrutar llena de personajes con los que es casi obligatorio identificarse».


¿Habéis leído En los zapatos de Valeria? ¿Qué os ha parecido? 

¡Suscríbete y recibe la canción del silencio gratis!

* indicates required